In Memoriam

Un "error técnico" de ETA: la bomba contra el Banco Vizcaya en 1983

El 5 de febrero de 1983 una bomba hizo explosión en la sede del Banco de Vizcaya en la Gran Vía nº 1, junto a la plaza de España en Bilbao. Lo que la banda terrorista consideró un "error técnico" y un "lamentable suceso" provocó la muerte en el acto a RAMÓN ITURRIONDO GARCÍA, cajero de la entidad, y a ANÍBAL IZQUIERDO EMPERADOR, ordenanza. Dejó heridas a otras 10 personas, algunas de ellas de gravedad, como Benicio Alonso Gómez, que moriría dos días después.

La explosión fue a las 9:40 horas. La policía informó que dos terroristas, pertenecientes a un denominado "Comando José Martí", depositaron un maletín entre las 9:00 y las 9:20 horas al pie del mostrador de moneda extranjera. Un tercer terrorista se quedó esperando fuera del banco. Cuando vio que sus compañeros salían, telefoneó a la centralita avisando de la colocación de la bomba. Hablaron en nombre de ETA militar y avisaron de que en 10 minutos haría explosión un artefacto. Sin embargo, según informaron fuentes del Gobierno Civil, el artefacto explotó sólo tres minutos después de recibirse esta llamada.

Tras recibirse la llamada, Aníbal Izquierdo Emperador, trabajador de la sucursal de Portal de Zamudio, pero que ese día acudió a la central para realizar unas gestiones, se acercó a un maletín que estaba en un mostrador, junto a una columna. El artefacto, compuesto por entre 7 y 10 kg de Goma-2, estalló alcanzándolo de lleno. La deflagración lo desplazó más de 10 metros provocándole la muerte en el acto. Vecino de Gallarta, tenía 48 años y era el delegado sindical de ELA-STV. Estaba casado y tenía un hijo.

Ramón Iturriondo García, cajero del Departamento de Moneda Extranjera, murió también en el acto dentro de la cabina blindada donde estaba trabajando. Tenía 43 años y estaba casado con cuatro hijos. Txomin Ziluaga, veterano dirigiente del brazo político de ETA, manifestó que Ramón Iturriondo era votante de HB y algunos miembros de la Mesa Nacional acompañaron a su mujer tras el atentado.

Hubo numerosos comunicados, convocatorias de paros y manifestaciones. Garaicoechea señaló que "estos individuos acabarán quedándose solos".

Este atentado provocó una gran conmoción en el País Vasco y dio lugar a la primera gran manifestación contra ETA en esta región. Las crónicas hablan de más de 40.000 ciudadanos manifestándose en Bilbao contra ETA y por la paz.

En 1984 la Audiencia Nacional condenó a Juan Carlos Echeandía Zorroaza por este atentado. Fue quien hizo la llamada al banco avisando de la colocación de la bomba. Posteriormente, en 1997, fue condenado Josu Amantes Arnaiz como autor material de la colocación del maletín-bomba en el interior del banco. La condena fue confirmada por el Tribunal Supremo y por el Constitucional, que rechazó todos los recursos presentados por el encausado.

A continuación