El blog de Federico

¿Ya no son víctimas del terrorismo las del 11-M?

Asquea tener que dedicar una sola palabra a esta ceremonia dizque en memoria de las víctimas del terrorismo, con el Rey de figurón y Bono de figurita. Todo el número institucional no es sino la coartada de la próxima claudicación ante la ETA, que ya no se corta en anunciar el PSOE.

Eguiguren toca en horizontal, o sea, buscando la tregua-trampa; Rubalcaba toca para atrás negando que haya lo que hay, lo que en el PSOE ha habido siempre: la instrumentalización de la ETA como forma de marginar al PP. Y luego Zapatero tirará a puerta por la escuadra de la televisión y si no entra, es igual, ya habrá algún árbitro que de por legal el gol. ¡Será por árbitros delictivos y delictuosos!

Como ya pasó con el Plan Ibarreche y la última Tregua etarra, el Gobierno quiere que todos se corresponsabilicen en el sórdido proceso de paz. Para ello, primero hay que proclamar que se defiende la democracia y se defiende a las víctimas. Luego, a negociar con los asesinos. Y, como dijo el Rey a propósito de este asunto "y si sale, sale".

Por supuesto, no sale, pero lo legítimo ya no es negarse a negociar con la ETA, sino todo lo contrario: hacerlo como si fuera compatible con el respeto a las víctimas y el decoro de la nación. Por cierto, en la pomposa ceremonia no hubo una sola mención a las víctimas del 11-M, a las que se niega descaradamente justicia. No es de extrañar. Sobre esa sangre se ha levantado este nuevo régimen, antinacional y anticonstitucional, que trapichea con la ETA las elecciones y negocia con el Tribunal Constitucional transferencias y aguinaldos. Lástima que San Martín quede tan lejos.

A continuación