El blog de Federico

Psicópatas y libertófobos

Como, del Rey abajo, todas las instituciones serviles y los liberticidas de todo pelaje y condición llevan muchos años cargando contra la COPE, en especial durante la última época de Antonio Herrero y en los cinco años que llevo dirigiendo La Mañana, estoy acostumbrado a verme desde fuera, como si fuera otra persona, que es la única forma de sobrevivir a campañas como las que padecimos y reiteradamente padecemos. Ya en otro hilo de este blog (que no foro, esto es un espacio particular y no de debate, donde está reservado el derecho de admisión; el debate libre tiene ya otros foros en LD) he dejado constancia de que lo que se le decía literalmente a Antonio Herrero para que los curas lo echaran de la COPE es, con las mismas palabras y en los mismos medios, lo que se me dice hoy a mí con el mismo objeto. Ayer era Martín Patino, el jesuita de cabecera de Polanco, mandando cartas personales a los obispos para que echaran a Antonio. Hoy, los sicarios prisaicos y un sopicaldo dizque vaticano de La Vanguardia, que desde el antenicidio (la compra y cierre de la primera cadena de radio de España por la segunda, ejecutado por Polanco con el dinero de Banesto que Mario Conde dio a Godó) sólo deja de ser retaguardia entre los libertófobos. El Batallón de Atapuerca es siempre el primero en disparar contra la COPE, sea cual sea el que dirija La Mañana: Godó, Duran i Lleida, Pujol, Rajoy, Fraga, Gallardón e infinitos carcas del montón. Me gusta ser atacado por esta gente a la que desprecio porque eso me acerca más a Antonio.

No puedo decir todo lo que pienso del juicio provocado por Ambiciones, porque quedan una o dos sesiones tediosamente técnicas y aún no ha terminado, pero es obvio que gracias al "obviador" del 11-M, aunque yo gane en primera, segunda o tercera instancia, que más tarde o más temprano ganaré, el linchamiento personal y político que buscaba la jauría anti-COPE ya ha tenido ocasión de producirse. Y si yo estoy bastante acostumbrado a recibir más injurias y calumnias que ningún ciudadano español en estos últimos años, ni familiares, ni amigos, ni colaboradores ni, por supuesto, obispos, están tan acostumbrados como yo. Lo lamento, y como lo que más afecta a los más cercanos es ver a psicópatas liberticidas ocupar LD y este blog celebrando el linchajuicio, voy a tratar de limitar su mísera presencia. Hay algunos habituales como jjkas, denver y otros roedores que disimulan aquí pero lanzan aullidos satisfechos por el linchajuicio en otros blogs de LD o en los comentarios a las noticias. También hay plomos, como el inefable Taraza, que merodean con el mismo propósito, dejando a la tosca repetición lo que en malicia no alcanzan. Pues bien, sepan todos ellos que no son bienvenidos aquí. Y que esa estupidez de que ser liberal es aguantar mansamente que te abofeteen los liberticidas es una idea propia de los que odian el liberalismo o adoran el masoquismo. Suelen decir que si aquí se les prohíbe hablar, se irán de un sitio tan poco liberal. A ver si es verdad.

A continuación