El blog de Federico

Obama, un Zapatero cortito de café

Dicen que cada país tiene el Gobierno que se merece. Disiento de tan brutal aunque tranquilizante aserto. No es justo llamar Gobierno a la cáfila de políticos que padecen determinados países; y es rigurosamente injusto proclamar que los USA merezcan un Presidente como Obama. Alguna responsabilidad tienen, eso es indudable. Salvo, quizás, McCain, nada les obligaba a votarle y lo hicieron con descuidada profusión, abandonándose al placer del momento.

Pero hay que entenderlos. Cuando Beyoncé cantó At last para que bailaran Barack y su señora ante los millonarios de Hollywood, que lloraban como el Tío Tom ante la muerte de Lincoln o como Bob Dylan ante la tumba de Woody Guthrie, un sueño húmedo se había instalado en la piel de la nación. Era una efusión racial demasiado esperada para impedirla, una confusión ideológica demasiado atractiva para derrotarla. Obama representaba demasiados sueños para no soñar alguno. Por otra parte, ¿cómo dudar de la sinceridad de las lágrimas de Beyoncé, aunque no fueran comparables a las que vertió la anciana Etta James, relegada al ostracismo por la joven y apoteósica cantante negra?

Yo entiendo que un norteamericano vote a un negro aunque sea Obama. El racismo secular merecía ese desquite. Lo que no entiendo es que un español vote a Zapatero; y que, encima, reincida. Eso no tiene justificación histórica ni excusa intelectual. Sin embargo, es indudable el paralelismo de los dos ilusionistas. Zapatero es el Bautista de Obama, sin ser uno profeta ni el otro mesías. Obama es un Zapatero cortito de café.

Como tantos españoles, al ver que Obama ha dicho que Estados Unidos "siempre será un país de triple A", he recordado a ZP diciendo lo de la "Championlí" de la economía española, lo de la "salida social a la crisis" y hasta aquel "Desayuno de Oración" de Obama al que ZP acudió con Pedro Jota y Carlos Herrera. Para ver la próxima actuación de los Forrest´s Brothers, vuelvo a Libertad Digital... y allí está: el mismo día en que Obama dijo que el suyo es un país de triple A, dedicó 20 minutos a hablar con Zapatero para "coordinar sus estrategias ante la crisis".

Acabáramos.

A continuación