El blog de Federico

La balada de Jaime y Silvia

Esta semana, La Otra Crónica del diario "El Mundo" dedica una página a la historia de amor de Jaime Bayly con Silvia Núñez del Arco, su jovencísima esposa, con la que ha tenido una niña llamada Zoe, y a la feroz indignación del ex-novio de Jaime, Luis Corbacho, su productor durante ocho años y que en su blog pone verdes a Jaime y Silvia, pero en términos tan crudos que escandalizarían a programas punteros de la telebasura española. Ya sé que parece imposible, pero creo que no exagero en absoluto.

He entrevistado varias veces a Jaime cuando ha venido a presentar novelas suyas en España, tanto en "La Linterna" como en "La Mañana" de la COPE; y, más despacio, en mi programa semanal en Libertad Digital TV, hará unos tres años. Tiene algunos libros sensacionales y otros más leves y que podríamos llamar de paso, pero siempre cabe esperar de él un golpe de genio, porque lo tiene. Eso, en literatura. En televisión es, sencillamente, el mejor presentador y entrevistador que yo he visto a ambos lados del charco. Cuando estuvo en mi programa y pasó unos días en Madrid, fuimos a cenar con mi mujer y Luis y éste me causó una excelente impresión. Confieso que me ha sorprendido su ferocidad contra Jaime, pero en historias de amor y sexo, con el añadido del escaparate y el ejemplo del propio Bayly, que no es lo que se dice un amante discreto, qué sabe nadie.

Ya había comentado en la Crónica Rosa la impresión que me había producido la presencia de Silvia en el programa de Jaime, que a este paso se llamará pronto Baylys porque en agosto aparecía una vez a la semana, como mínimo, y el clima que creaba la pareja terrible, sobre todo cuando ella trataba de quedarse con su programa era divertidísimo. Pero ojo, no estamos ante un titiritero al modo español. Cualquier día, a propósito de la penúltima fechoría de Castro o el Gorila Rojo, Jaime puede dar el mejor mitin político liberal en lengua española. Sobre la marcha, como es natural, sin papeles ni preparación alguna, pero impecable e implacable en la defensa de las libertades. Las necesita todas, porque un bisexual casado y con dos hijas mayores, que vive con un novio ocho años y que se casa con una cría de poco más de veinte años y que parece tener poco más de quince debe procurarse un escudo legal todo lo fuerte que pueda. Y siempre será poco. Pero en todas sus estaciones y estadías sexuales o narcóticas Bayly ha defendido siempre la causa de la libertad. Y eso, en Iberoamérica, no es fácil. Y hacerlo tan brillantemente, muy difícil.

Acabo de terminar mi libro sobre la liquidación de la COPE y la aventura de esRadio, así que ya puedo emprender algunas lecturas que no había podido emprender por razones técnicas. El último día en Miami, traté de comprar la recentísima novela de Silvia "Hay una chica en mi sopa" (Planeta) pero la información que Jaime dio en su programa no era cierta. En cuanto a la calidad de la novela, tan autobiográfica como la primera, seguro que sí; pero en Books and Books no está a la venta, seguro que no. Las pediré las dos por Amazon.

Pero lo sorprendente de Silvia Núñez del Arco es que, como Jaime, es un monstruo de la televisión. Está junto al mejor maestro, pero tiene recursos propios y compone un personaje que, como el de Jaime, es de verdad y de teatro, cursi y disparatado, formal y desvergonzado, una síntesis delirante entre La casa de la Pradera y el Día del Orgullo Gay. En este Agosto que empleé en recuperarme del curso agotador, en cosas que cuento en el libro y, sobre todo, en terminar de escribirlo, ver cada noche a Jaime, con la esperanza de que también apareciera Silvia, ha sido un verdadero placer, no exento de efectos salutíferos; como cuando mi madre me ponía por la noche vicks vaporub: era oler el ungüento y estaba curado.

Las dos últimas novelas de Jaime "Morirás mañana" y "El misterio de Alma Rossi" (Alfaguara) están dedicadas a un personaje que es y no puede ser Silvia. En realidad, es una versión limeña y alucinatoria de la balada de Bonnie y Clyde. Cuando lea las dos novelas de Silvia sabré si estamos ante un "délire a deux" o ante un juguete para divertirse con los prejuicios del prójimo y conjurar la soledad de la estrella de televisión, que a juzgar por Bayly es peor que la del corredor de fondo, la del portero ante el penalti y la del político ante la derrota. Pero la vida es mientras. Y estos dos parecen dispuestos a vivirla juntos. Fatalidad en la sorpresa.

Voy a poner varios enlaces a vídeos de Jaime y Silvia: cuando la presenta, cuando le pide tener un hijo, cuando anuncia que se casan, cuando ha terminado el libro, cuando está embarazada y también cuando quiere ser la estrella del show de su marido, que probablemente es el grado máximo de intimidad que se permitiría Alma Rossi, no sé si Silvia Núñez del Arco, no sé si Jaime Bayly. Aprovechen para verlos, por si acaso.

VIDEO: Jaime Bayly presenta a Silvia (1/4)

 

VIDEO: Jaime Bayly presenta a Silvia (2/4)

 

VIDEO: Jaime Bayly presenta a Silvia (3/4)

 

VIDEO: Jaime Bayly presenta a Silvia (4/4)

 

VÍDEO: Jaime Bayly y Silvia

A continuación