El blog de Federico

¡Es la guerra dialéctica! ¡Más madera argumental!

El segundo artículo de Recarte sobre la legitimidad o no de la subida del IVA me ha gustado más que el primero. Otra cosa es que coincida con él en la valoración de la postura de la Comunidad de Madrid, del Partido Popular y del Gobierno socialista, que no por casualidad se ha apresurado a poner en marcha la teletrituradora contra Esperanza Aguirre. Pero es un placer que suba el nivel de los debates en esta casa e ir debatiendo sobre la marcha los argumentos, porque eso demuestra que se ha meditado antes sobre ellos.

Yo creo que si, como dice Recarte, España ha conseguido una tregua en su descalificación europea con dos promesas, bajar el gasto y subir impuestos, el primer e inexcusable deber del Gobierno es cumplir su parte: rebajar el gasto. Sólo con esa rebaja, que no ha hecho ni tiene pinta de hacer jamás, tendría autoridad moral y política para subir los impuestos, y aún entonces debería discutirse en el Parlamento qué subida sería más importante para la recuperación económica en el ámbito fiscal. De la serie de modificaciones que propone Alberto, me parece más importante a medio y largo plazo que se reformen el IRPF y el impuesto de sociedades que el aumento del IVA.

Pero todo lo que ha hecho Zapatero, y en eso le doy la razón a José María Marco, va en la línea habitual de este Gobierno tramposo: aumentar la trampa. Y si quiere restringir el gasto privado para mantener absolutamente desbocado el gasto público, no sólo me encanta, como a César, la palabra rebelión, sino que, en mi opinión, deberíamos estar dispuestos a conjugar el verbo rebelarse, a proclamarnos insumisos y hacer cuanto permita el marco legal. E incluso un poco más.

Otra cosa algo más aceptable es lo que dice Recarte al final: que, como toda la descastada casta política, el PP hace demagogia a cuenta de la subida del IVA. Sin embargo, también en esto hay clases: Aguirre es, en ese ámbito, el menos malo de los líderes del PP y del PSOE. Y Rajoy, que ha apoyado todas las decisiones graves del Gobierno en materia económica, no debería hacer el discurso del domingo contra "el sablazo"... que él ha ayudado a dar. Ni debería hacerlo en Valencia, la comunidad autónoma más endeudada de España, ni apoyar a Aguirre de boquilla cuando viene haciendo causa política común con Gallardón, faraón del ayuntamiento más endeudado de España y que ha hecho bandera del derroche y el antiliberalismo.

Atacar el sablazo de Zapatero y presidir el Club del Sable no es lógico, coherente, ni resultará benéfico para la economía y la política nacionales Lo primero que debe hacer el PP es aclararse. Pero mientras se aclara, no parece justo ni lógico atacar a la más liberal de sus dirigentes como si fuera igual que los que hacen alarde de serlo menos.

Creo que Rajoy, por tanto, se abona a la demagogia. Pero si se suma a la política del Gobierno, el PP estará siempre sumergido en arenas movedizas, que es como decir demagógicas, del Gobierno de ZP. Sería harto deseable que, por consenso, los partidos políticos españoles sacaran adelante en el Congreso un plan de reforma y saneamiento de nuestra economía, incluida la reforma necesaria en el ámbito fiscal. Pero eso es imposible porque Zapatero se ha negado a reconocer la crisis y luego le ha echado la culpa a Bush, al PP y a cualquiera que no sean Obama y él. Él más que Obama.

No me parece razonable entrar en lo que tiene de real o supuesto el truco de Aguirre al renunciar al IVA porque esa renuncia sólo se notará en Madrid después de las elecciones. Aguirre puede seguir siendo presidenta y deberá entonces gestionar el truquito. Si lo gestiona Tomás Gómez, será trucazo. Y aquí entramos en una cuestión de fondo, moral y política, que afecta al tratamiento que se le dé a la crisis económica. No tiene autoridad moral para subir impuestos quien se niega a rebajar sus disparatados gastos. Y aunque se puedan mejorar, como propone Recarte, las mejoras fiscales de Aguirre en materia de transmisión patrimonial, esta iniciativa suya también en solitario ha sido combatida por la grey sociata en los mismos términos que lo del IVA. Me parece excesivo culparle a ella por lo que, en el PSOE y el PPOE, están haciendo otros políticos, pero infinitamente más e infinitamente peor.

En unas horas vamos a ver el enfrentamiento de Rajoy y Zapatero en el Parlamento a cuenta de la subida del IVA y habrá más base para debatir. Mientras tanto, aquí, en Libertad Digital, alimentemos el zafarrancho discursivo y forjemos en el yunque de la crítica la noble espada liberal. ¡Es la guerra dialéctica! ¡Más madera argumental!

A continuación