El blog de Federico

El 5 a las 5: una semana para evitar el fracaso

El inopinado éxito de la última concentración de apoyo a las víctimas del terrorismo convocada por Alcaraz hace muy difícil repetirlo. Casi todo conspira para desmotivar o desmovilizar a los que contra viento y marea, sin apoyo de ningún partido político y contra la indiferencia hostil o la hostilidad indiferente de los medios de comunicación se plantaron por decenas de miles en la Plaza de Colón. Fuimos los únicos que por radio y televisión estuvimos con ellos. Todos los demás, incluida esa gran mayoría que hace gala de su odio al cristianismo, se fueron a cubrir –o a tapar– la visita del Papa a Santiago de Compostela. Fue un honor para nosotros. Y es de esperar y agradecer que ese honor no se repita. Sin embargo, lo peor que podría sucederles a las víctimas del terrorismo es que sus convocatorias cayeran en la cotidianidad, en una normalidad enteca, en una vulgaridad poco emotiva, sin estridencias, sin oposición, sin apenas emoción.

Pero estamos sólo un poco mejor que hace un par de meses. En realidad, la estafa de la nueva negociación con la ETA está más cerca que nunca, aunque la burricie de los etarras que dominan las pistolas se haya impuesto sobre el politiqueo con el PSOE, pero las elecciones municipales están ahí y ni la ETA va a renunciar a los fondos públicos de los ayuntamientos ni el PSE-PSOE va a renunciar a dárselos a cambio de algunas baratijas publicitarias. Incluso gratis. Es nuestra obligación, como siempre, llevar a la calle la indignación nacional, la oposición del pueblo, de la gente corriente contra este politiqueo infame. Hay que estar este 5 a las 5 con Alcaraz y las víctimas, contra la ETA y el Gobierno.

Es de esperar que los grandes ausentes de la gran concentración de Colón, el PP, UPyD, Ciudadanos y los partidos y asociaciones que siempre estuvieron con las víctimas, por conveniencia o sinceramente, vuelvan a estarlo. Pero eso no se va a traducir en un apoyo logístico como el que brindaba el PP en tiempos de Acebes. No hay que pensar en que la presencia de algunos líderes de alguno de esos partidos suponga una movilización de sus afiliados. Estarán, por si la foto, pero no ayudarán. Las víctimas y cuantos las apoyan deben ayudarse a sí mismos. El éxito se difuminará. El fracaso se achacará a las víctimas por su "inoportunidad" o a los medios de comunicación que se identifican con ellos, por incitar a las víctimas a ser tan inoportunas. Lo de siempre pero aún peor.

Ante este panorama sólo podemos reunirnos, cuanto más mejor, en honor a los muertos y en defensa de la nación española, de su dignidad, de su libertad.

El 5 de febrero, en la Calle Serrano de Madrid, a las 5 de la tarde. Cuando tanto falla, no podemos fallar.

A continuación