La cara agresiva del sanchismo andaluz: relaciona a Vox con las cámaras de gas nazis

Basilia Sanz es compañera sentimental de uno de los apoyos esenciales de Pedro Sánchez en Andalucía.

Pedro de Tena (Sevilla)

¿Quién es Basilia Sanz Murillo? Es la primera teniente de alcalde de Dos Hermanas, exsenadora del PSOE y compañera sentimental del alcalde, Francisco Toscano, viejo militante socialista ahora decantado del lado del sanchismo, paterfamilias de un clan, el clan Toscano donde hay un sinnúmero de "colocados" en Ayuntamiento y Junta que ya se ha contado en Libertad Digital y en el libro La Tela de Araña Andaluza.

¿Qué dijo Basilia Sanz de Vox? Pues que Vox es un partido que quiere "que la gente acabe en cámaras de gas", según recoge Europa Press. Acto seguido, el portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Dos Hermanas, Adrián Trashorras, exigía la reprobación municipal de Basilia anunciando además que estudian acciones legales contra ella y contra su compañero Toscano por "amparar la infamia".

Los hechos –de los que debe haber constancia en una grabación forzosa o un acta pero en la web del Ayuntamiento sólo está recogido hoy mismo el orden del día del pasado pleno de 25 de julio de 2018, de hace año y medio–, sucedió en el último pleno ordinario cuando se debatía una moción de Ciudadanos.

La moción consistía en examinar críticamente los acuerdos políticos con Podemos y los separatistas vascos y catalanes que hicieron posible la investidura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno por 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones, entre ellas las del grupo filo terrorista vasco Bildu, heredero moral de Herri Batasuna.

En pleno debate, la primera teniente de alcalde, la concejal socialista Basilia Sanz Murillo dijo que "Vox quiere que la gente acabe en cámaras de gas", frase que la grabación o acta deberá confirmar. De todos modos, fuentes presenciales consultadas por Europa Press indican que la edil del PSOE habría advertido en concreto de que personas como las que actualmente conforman Vox son quienes en el pasado propiciaron la muerte de mucha gente en cámaras de gas.

Dada que la afirmación fue conocida, Vox pidió explicaciones al alcalde Toscano, compañero sentimental de Basilia, que les negó el derecho a réplica. Toscano parece que corrigió a su compañera diciendo que estaba claro que Vox no quería que volvieran las cámaras de gas, pero no permitió la defensa de Vox, que considera su comportamiento claramente totalitario.

Vox, recoge Europa Press, dijo que no iba "a tolerar actitudes que sobrepasan con mucho los límites de la confrontación política; provocaciones e insultos de trazo grueso que vamos a responder, pero ante los tribunales de Justicia que es donde hay que llevar a los que no respetan las reglas de juego de la democracia". Según Vox, el PSOE ha entrado, junto a sus socios de la extrema izquierda, en una vorágine de insultos y descalificaciones hacia Vox, en una estrategia desquiciada que pone en evidencia los nervios de este alcalde y su gobierno".

Quico y Basilia, pareja para todo

Basilia Sanz Murillo era militante socialista de a pie de Dos Hermanas cuando se emparejó sentimentalmente con Quico Toscano, su alcalde "eterno" desde 1983 y jefe de uno de los clanes más poderosos del PSOE sevillano y andaluz. El clan Toscano es un clan compuesto por once hermanos (alguno ya fallecido) y bien situado en la oligarquía socialista sevillana y andaluza, vinculada estrechamente a la familia Palomino y a Felipe González, así como a Manuel Chaves, que ha vivido siempre en su término municipal. Tiene allí dos pisos, dos plazas de garaje y dos trasteros.

Toscano, el alcalde, tiene buenas relaciones con…¡Alcalá de los Gazules!, famosa tierra destinada ab initio a caer en las redes de Luis Pizarro, Alfonso Perales y José Luis Blanco, próceres del socialismo gaditano y chavista (luego, que no al principio borbollista). Cuando José Antonio Griñán y Susana Díaz decidieron eliminar el poder del clan de Alcalá chocaron con Quico Toscano, que se pasó al adversario, Pedro Sánchez.

Toscano, naturalmente, ha sido todo en el Ayuntamiento de Dos Hermanas y miembro supremo de todas las sociedades municipales públicas desarrolladas a lo largo de su mandato, desde la empresa de aguas a la gestión de su hipódromo que pertenece a la sociedad Hipódromos de Andalucía, SA, que, al parecer, está en liquidación.

Según la información disponible la estructura societaria de Hipódromos de Andalucía es la que sigue:

Hipódromos de Andalucía SA
Nº Acto: 000383209 - Fecha Acto: 25/09/2014
Ceses/Dimisiones. Consejero: Toscano Sánchez, Francisco
Consejero: Burgos Rosa Lourdes
Consejero: Sanz Murillo, Basilia
Consejero: Bravo Ramos, Mario
Consejero: González Luque, José
Consejero: Maldonado Pérez, Antonio
Presidente: Toscano Sánchez, Francisco
Vicepresid.: Burgos Rosa, Lourdes
Con.Delegado: González Luque, José

Además, Quico Toscano fue durante años presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias y tiene varios hermanos en altos niveles de la Administración, que pueden verse en Libertad Digital a algunos de sus hermanos.

Pues bien, su compañera Basilia Sanz Murillo, la que relaciona a Vox con las cámaras de gas, es su mano derecha en el ordeno y mando de la ciudad. Ha llegado a ser primera teniente de alcalde de Dos Hermanas, Delegada de Personal, Coordinación Área Técnica y Grandes Proyectos, y senadora por el PSOE, controlando la poderosa Sociedad de desarrollo económico municipal de Dos Hermanas, SA y la que se llamaba Apuesta Mutua Andaluza SA, cuyo objeto social era la explotación ¡¡¡pública!!! de hipódromos y apuestas hípicas.

Basilia estuvo casada con quien es o ha sido jefe de la recogida de basuras en Dos Hermanas y que, según el PP del pueblo, fue enchufado para el cargo por ella misma. Igualmente, la familia de la primera mujer de Toscano, Ana María Gil Moreno está bien situada entre el personal del Ayuntamiento de Dos Hermanas.

En una ciudad, Dos Hermanas, cuyo nivel de abstención en las elecciones municipales ronda el 50 por ciento y de los votos válidos el 67 por ciento se lo llevan el PSOE y Podemos-IU, Vox no tenía existencia política en 2015 cuando alcanzó sólo 293 votos. Pero en 2019, Vox logró nada menos que 4.454 votos y dos concejalías.

A continuación