El reto del presidente de RTVE (y II)

"Se nos quiso vender un cambio que sería el culmen, pero todo ha sido un engaño"

¿Ha sido la televisión pública impulsada por los socialistas un modelo tan perfecto como quieren hacernos creer?

C.Jordá

Leopoldo González Echenique compareció a principios de semana en el Congreso y expuso las líneas maestras de su plan para televisión española, recibiendo la aprobación de el PP y críticas de grupos de la oposición, especialmente del PSOE, que se ha abonado a la crítica permanente al "cambio de modelo" que en su opinión está impulsando el Gobierno.

Pero, ¿es cierto que se vaya a un cambio de modelo más allá de las modificaciones necesarias para poder nombrar un nuevo presidente del ente? Y, sobre todo, ¿ha sido la televisión impulsada por los socialistas tan perfecta como quieren hacernos creer?

Tras estudiar las cifras y los datos más importantes de la Corporación y para ofrecer un panorama más amplio y clarificador sobre el presente y el futuro de RTVE hemos consultado a varios buenos conocedores de la corporación televisiva, cuyas opiniones resultan una buena guía para saber el estado en el que se encuentra la televisión pública y qué puede ocurrir en un futuro.

"No es malo que sea un gestor"

Uno de ellos es el portavoz del PP en la Comisión de Seguimiento de RTVE del Congreso, Ramón Moreno, que estaba presente en la comparecencia antes referida y que, como no podía ser de otra forma, considera al González Echenique una persona idónea para su nuevo puesto: "Es un gestor, exactamente lo que necesita RTVE, alguien que ponga orden".

Es una percepción que comparte Juan Manuel Hidalgo, secretario general de uno de los sindicatos en la casa, Alternativa – APLI, que califica el nombramiento de "esperanzador" y que, en contra de muchas de las críticas que se han dejado oír en los medios o las redes sociales cree que "no es malo" que el nuevo presidente de RTVE "tenga un perfil de gestor empresarial".

En lo que todos coinciden es en que absolutamente prioritario desbloquear la situación en la Corporación, también lo ve así el secretario general de USO RTVE, José Carlos López Vázquez, que asegura que la "principal necesidad" en este momento "es una dirección que coordine al resto, una presidencia ejecutiva que ejerza sus funciones".

Hidalgo, por su parte, certifica que el nombramiento "era muy necesario", mientras que Ramón Moreno lo expresa de una forma no menos contundente, para el lo más importante ahora es "resolver el caos organizativo y de dirección tras un año sin presidente y con medio consejo caducado".

¿Un nuevo modelo para RTVE?

Como decimos, el PSOE ha cargado contra el Gobierno acusándole de que, en lugar de desbloquear una situación insostenible está "cambiando un modelo" que reunía poco menos que todas las virtudes posibles, pero el juicio de nuestros expertos es bien distinto.

Juan Manuel Hidalgo, de Alternativa-APLI, es extremadamente crítico al respecto: "Se nos ha querido vender un modelo que iba a ser el culmen, pero todo ha sido un engaño", desde "el famoso comité de expertos" que sirvió para bien poco "hasta la financiación" diseñada por los socialistas.

Ramón Moreno coincide al respecto: "Ha sido un auténtico fracaso", nos dice, señalando también al problema de la financiación. "Ni siquiera ha habido un contrato – programa entre el gobierno y RTVE", nos recuerda (el contrato – programa debía regular el servicio público con el que cumplía la corporación y que justificaba la entrada de dinero público.

Por su parte, el representante de USO, José Carlos López Vázquez, pone el dedo en la llaga de una de las decisiones más importantes de esta etapa: en su opinión "quitar la publicidad es un error", nos dice reclamando que se puedan insertar espacios publicitarios más breves y que no partan programas o películas.

Es una idea que también gusta en Alternativa-APLI, pero que Juan Manuel Hidalgo ve "casi imposible". De hecho, estima que sólo con permitir que los patrocinios "revirtiesen de verdad en RTVE" podía ser suficiente. Finalmente, el popular Ramón Moreno descarta la vuelta de la publicidad y aboga por "una RTVE que podamos pagar", ya que "no podemos hacerla en base a deuda".

¿Independiente?

Uno de los aspecto de los que más ha presumido el PSOE era la supuesta independencia y neutralidad de los espacios informativos en RTVE, pero ni muchos espectadores ni nuestros interlocutores lo ven así.

Ramón Moreno ha sido extremadamente crítico con los informativos de la televisión pública, su sesgo y su reparto de los tiempos entre los diferentes partidos políticos y el popular ha respaldado sus críticas con datos en múltiples ocasiones. Pero también Juan Manuel Hidalgo es muy duro con la supuesta imparcialidad informativa de los últimos años: "No se ha avanzado ni en independencia ni en pluralidad".

Y es que tal y como nos cuenta "todos los responsables de informativos han sido cercanos al PSOE y eran supervisados". Las únicas discusiones eran "entre las distintas facciones" y, singularmente, entre los cercanos a Prisa o los de la órbita de los nuevos medios potenciados por Zapatero.

El jefe de Informativos, nos cuenta Hidalgo, ejercía sus funciones con una idea muy particular de lo que se puede considerar imparcialidad: "Fran Llorente lo ha controlado casi todo, estaba omnipresente" y, de hecho, "sigue estándolo".

El futuro de la plantilla

Los 6.489 trabajadores de RTVE son uno de los principales interrogantes del futuro de la casa y no pocos apuestan porque en un futuro no muy lejano esa cifra deberá reducirse. No parece ser el plan del PP si atendemos a las palabras de Ramón Moreno: "Queremos mantener la plantilla de RTVE y dar más apoyo a los centros territoriales".

Los sindicatos esperan que sea así, si bien no las tienen todas consigo: "No contemplamos que haya recortes, pero si la plantilla no hace producción, ni emisión ni contenidos sobramos todos", reconoce Juan Carlos López Vázquez. "Lo que no tiene sentido", remacha, "es pagar doble: a la plantilla y a los medios o empresas externas que se contratan".

La externalización ha sido uno de los grandes problemas de la última etapa según trabajadores y sindicatos, que denuncian que los empleados sólo producen un 30% de lo que podrían poner en antena.

En esta situación, en Alternativa – APLI hay "esperanzas" de que se mantenga la plantilla, pero reconocen que no es posible "abstraernos de la situación del país". Así, Juan Manuel Hidalgo se muestra convencido de que "incluso en el mejor de los casos" habrá más ajustes en la Corporación y "si seguimos por el mal camino" casi cualquier cosa es posible. Mientras tanto, entre los trabajadores "no hay temor" pero "sí incertidumbre".

¿Responsables?

En definitiva, todos coinciden en que tal y como es actualmente la Corporación RTVE no puede seguir sin más, no se duda en calificar la situación de entre mala y muy mala y también se tienen claro cómo se ha llegado a este punto casi de no retorno: un modelo fracasado del que es responsable "el Gobierno anterior", tal y como asegura el secretario general de Alternativa – APLI.

Pero Juan Manuel Hidalgo no se queda ahí, también señala a los grandes sindicatos y no sólo en RTVE: "Tendrían que hacer un poco de autocrítica y preguntarse si su papel en los medios no ha sido más político que sindical", nos dice.

"Con esas posiciones se llega a situaciones muy peligrosas", remacha. Atendiendo a lo que hoy podemos ver en RTVE parece una frase extremadamente acertada.

No se pierdan la primera parte de este reportaje con los datos y cifras más relevantes de RTVE.

A continuación