Pioneros por el socialcomunismo, seremos como Gandhi

Zoé Valdés

El 15N es un movimiento recién formado en Cuba compuesto en su gran mayoría por artistas y empresarios -autorizados por el régimen- dentro de la Plataforma Archipiélago y liderado por un actor y dramaturgo cubano llamado Yunior García Aguilera, uno de los líderes a su vez del 27N, que fue cuando en el 2020 un grupo de artistas se le subió por encima del nivel al Grupo San Isidro (otros opositores de diseño), y dialogaron a puerta cerrada con el régimen a través de su ministro y viceministro de la cultura castrocomunista, sin ningún tipo de resultado real como no fuera descomponer al Grupo San Isidro, quien a su vez descompuso a la tradicional oposición real cubana.

Tras el impactante acto espontáneo del 11J en toda Cuba, cuyo único líder fue el pueblo cubano, surge esta plataforma que convoca para el próximo 15 de noviembre a manifestar pacíficamente, estéticamente vestidos de blanco, en las calles de toda Cuba, y a colgar sábanas blancas en los balcones (me imagino como homenaje a la célebre canción de Gerardo Alfonso, o para facilitarte la tarea de identificación y represión al régimen). La Plataforma pide en su marcha cívica a favor del cambio (¿cuál cambio, el cambio radical o el cambio fraude?) cuatro puntos a lo que ellos llaman "gobierno", en los que incluye, cómo no, el diálogo: "Exigiendo el cese de la violencia. Exigiendo el respeto a la libertad (incluido a última hora). Exigiendo la libertad de los presos políticos. Exigiendo el respeto a la libertad de expresión".

Son cuatro demandas con las que la tiranía se sentirá muy cómoda, como en anteriores ocasiones: probarán que en Cuba no hay violencia, el mundo les creerá como ha sucedido en el pasado en invariables oportunidades, cuando también destaparon a sus chivatientes, infiltrados que declararán que no hay un estado más libre que el cubano y, sucederá lo mismo, soltarán aquí y allá a los presos políticos que a ellos les convenga, en plan negocio; del resto se olvidarán y todos aplaudirán el magnánimo gesto de la tiranía. Proclamarán también que la libertad de expresión existe, puesto que la marcha, si llega a tener lugar tal como se ha previsto, no fue reprimida, porque no lo será seguramente.

O sea, todo lo que ha organizado la misma tiranía para borrar la explosión del pueblo el 11J, y brindar una vez más una de sus contundentes lecciones como espectáculo con el sostén y la complicidad de los opositores, cosidos a la medida del raulismo light, seguido por los puestos a dedos por el mismo Raúl Castro. Es tan evidente, que una vez más la revoltura de tripas no se puede aguantar.

Recién han sacado en la televisión a un tal agente Fernando, infiltrado desde hace más de 20 años en esa nueva oposición y hasta en la tradicional, quien declaró que en el 2018 (con fotos y todo) el líder socialista Yunior García Aguilera, al que la misma dictadura compara con Valclav Havel (pobre hombre, compararlo así tan a propósito y fácilmente), como si el pueblo cubano supiera quien fue Valclav Havel, y si no lo saben pues para contarles quién fue, y miren, de paso, aquí tenemos a uno como el checo; o sea, a la medida de Félix Dzerjinski, el que fabricó la falsa oposición de Lenin, porque "si no fabricaban la suya propia la verdadera los iría a arrasar". En fin, todo muy a lo "bolo", a lo soviético.

El caso es que el tal agente Fernando muestra fotos, donde vemos a él mismo entre Yunior García Aguilera, Reinaldo Escobar, el esposo de Yoani Sánchez (la Aung San Suu Kye cubana según el diseño de Obama y Hillary en su idea birmana de Cuba), el opositor socialista Manuel Cuesta Morúa, una de las ‘aRtivistas’ del Grupo San Isidro, Yanelis Núñez (otra de las numerosas novias de Luis Manuel Otero Alcántara, quien compite con Castro en novias, y no sólo en novias, líder del Grupo San Isidro, pro inclusivo, pro LGTBQX, Pro BLM, creador del ritmo ‘guanguanqueer’ antes de que Yotuel y compañía sonaran el ‘Patria y Vida’, frase de Fidel Castro y también socialista, quien recibió beca de Manuela Carmena para exhibir sus muñecos ‘artístico’s con las figuras de Hugo Chávez y Fidel Castro en Madrid, como anteriormente los había exhibido en la Plaza de la Revolución, en Cuba); Yanelis hoy residente en España, también trabajó o colaboró con Manuela Carmena, más el ex presidente socialista Felipe González. O sea, todo muy socialista.

¿Dónde ocurrió el encuentro público? En la famosa universidad norteamericana Saint-Louis, en Missouri, donde estudia, trabaja y se entrena, oh casualidad, OLPL (Orlando Luis Pardo Lazo, el colchonero que le puso la DSE en la cama a Rosa María Payá Acevedo). Enseguida Diario de Cuba, un gajo desprendido de Cubaencuentro, revista que salió directico de la mente de Raúl Castro, según le contaron desde Cuba a Guillermo Cabrera Infante, que dirigió el escritor secretario general del PCC en el Instituto de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), dialoguero con los famosos Maceítos, Jesús Díaz, publicó un vídeo donde un periodista entrevista sobre este acto a los también socialistas Reinaldo Escobar y Manuel Cuesta Morúa.

Ambos explicaron muy solícitos, y hasta casi certeros, lo suyo a su conveniencia, pero lo que no queda claro es cómo, si supuestamente Yunior se estrena como líder artístico-político en el 2020, ya en el 2018 el régimen castrocomunista le había dejado salir de la isla, así tan regalado, precisamente para unas conferencias en una universidad norteamericana con sabida participación en unas jornadas donde se habló del papel del ejército en los cambios políticos. Lo siento, pero no me cuadra la lista con el billete. En cuanto al agente Fernando, forma parte del drama, de la dramaturgia, quiero decir, o mejor, del performance, que llevamos soportando hace más de 62 años, entre falsos atentados al líder, falsos secuestros, falsos esto y lo otro...

Este performance en específico comenzó en el 2007, desde entonces nos están imponiendo el cambio fraude que costó las vidas -porque lo denunciaron- a Oswaldo Payá y a Harold Cepero. Un cambio fraude que quisieran coronar ahora, puesto que el mambo se afloja, porque Joe Biden les está enviando 400 vuelos semanales a la isla, plenos de víveres y donaciones. Alguien dijo ayer de manera muy clara en un Space de Twitter, que por algo estaban tan apurados construyendo hoteles, porque sabían de antemano del fraude de noviembre en Estados Unidos, y que con Biden, el gobierno estadounidense se abriría de patas al régimen comunista, como mismo hizo bajo el mando de Barack Obama; sin importarles el pueblo cubano, que no se beneficiará de nada.

Entonces, lo que tampoco se acaba de entender es que el 15N no ha sucedido todavía y ya lo venden como un gran triunfo, claro que lo es, para el régimen. Y para colmo, los que se reúnen en los Spaces acerca del 15N, donde no permiten participar a los que les ponemos las cosas claras, se remiten ahora al gandhismo, qué aburrimiento. Todo tiene que ser pacifista como lo fue Gandhi. O sea, el "Pioneros por el comunismo,

seremos como el Che" mutado en "Pioneros por el social-comunismo, seremos como Gandhi". Pero veamos, quién fue Mahatma… Lean ‘Si Gandhi era pacífico, ¿por qué fue a la guerra? Aquí, y el magnífico Edito de Juan Abreu, también en ZoePost . Además, qué manía los cubanos con echar mano siempre de los pésimos ejemplos, en lugar de tomar a Gandhi, por qué no toman a Winston Churchill, que ya vieron lo que decía de Gandhi, pero que además fue más que un mero corresponsal en la Guerra de Independencia de Cuba, donde cumplió, por cierto, su mayoría de edad.

En cuanto al resto, no nos queda más que esperar -es su única propuesta-, pero sucede que a los que nacimos con aquella basura, cada día nos queda menos tiempo y sólo hemos conocido eso: el horror. ¿Moriremos también sin conocer más que el horror en el país en el que nacimos?

A continuación