Alan Gross y el embargo

Zoé Valdés

Por su interés reproducimos este artículo publicado el 3 de diciembre de 2014, antes de confirmarse la liberación de Alan Gross y las nuevas relaciones EEUU - Cuba.

El señor Alan Gross lleva ya cinco años encarcelado en Cuba. Durante su encarcelamiento, su anciana madre enfermó y murió, su familia no ha cesado un instante de pedir por todos los medios la liberación de este esposo y padre de familia. Varios artículos han sido publicados recientemente en relación a su liberación y, vayamos al grano, dando a entender que de su liberación depende que el gobierno norteamericano flexibilice (más de lo que está), o acabe de levantar, el embargo.

Frente al caso Gross, los castristas siempre sitúan por encima de todo a los tres espías de la Red Avispa presos en Estados Unidos; eran cinco, dos ya están libres y viven en Cuba, y pueden viajar por el mundo.

Mientras tanto, en las cárceles cubanas siguen pudriéndose los prisioneros políticos. Hace menos de un mes se suicidó un joven balsero repatriado, al que metieron en una prisión de alta seguridad. Nadie dijo ni mu.

En marzo del 2012 Sonia Garro Alfonso y su esposo Ramón Alejandro Muñoz fueron secuestrados, torturados y hechos prisioneros, todavía no les han celebrado juicio, ambos son dos personas enfermas, ella tiene un quiste en un riñón, según informan sus familiares. Cuando entraron en la prisión dejaron a una adolescente que debió mudarse a la casa de una tía, quien la ha cuidado hasta el día de hoy.

En la cárcel también se encuentra el escritor Ángel Santiesteban, al parecer su juicio fue una trama inventada para conducirlo a la cárcel acusado de malos tratos a su esposa. El hecho es que el escritor llevaba un blog bastante candente en contra del régimen.

Me pregunto entonces, ¿por qué razón estos artículos hablan solamente de Alan Gross e ignoran u olvidan los casos antes mencionados?

¿Dependería exclusivamente de la liberación del norteamericano que se levante el embargo a Cuba? ¿Es hora de levantarlo? En lo que a mi respecta, no creo que Cuba haya dejado de ser lo peligrosa que fue en los años sesenta, Cuba sigue siendo una potencia castrista, una escuela de máquinas de matar, uno de los países, junto a Corea del Norte, donde más se violan los derechos humanos.

Entonces, si bien Alan Gross debiera ser liberado, el embargo debe continuar hasta el fin del castrismo. El embargo debiera convertirse en una medida de estrangulamiento final, si de verdad se llevara a cabo con todas las de la ley.

A continuación