Zidane no convencerá a los futbolistas, lo harán los resultados

Sergio Valentín

No tenía ninguna duda de que el Real Madrid iba a competir en Sevilla. Como también lo hará el miércoles en Champions League o el próximo sábado ante el Atlético de Madrid. Este equipo, venido a menos, sigue desbordando calidad y, sobre todo, carácter. En un 90% de los partidos de esta temporada, incluyendo las derrotas, los futbolistas se han esforzado y nadie podía decir que se querían cargar al entrenador, algo que sí hemos visto en muchos casos anteriores. Estos futbolistas, que están con Zidane, que no escatiman energía y a los que les sobra calidad, solo les falta concentración y que su entrenador no se equivoque como ha pasado en los últimos encuentros. Y ante equipos grandes como el Sevilla, se concentran más. No comenten errores que cuestan goles y están más aplicados en defensa. Otra cosa es que les dé para ganar la Champions League que insisto es imposible, pero sí para ganar a cualquier equipo de LaLiga. ¿Eligen los partidos donde compiten al máximo? Sí. Ahora tienen que volver a elegir competir así todos los partidos, como ha hecho el Atlético de Madrid. Están a tiempo de no desengancharse de LaLiga como ha hecho ya el Barcelona.

Fue un Real Madrid post pandemia, el mismo que ganó 10 partidos de 10 la pasada Liga tras el confinamiento. Limitado pero solidario, trabajador, con un objetivo común, pero con un plan para sacar los partidos adelante: un par de paradas de Courtois como mucho y aprovechar las que tendrá arriba, que no serán muchas pero las tendrán. Zidane no convencerá a la plantilla de que esta es la única o la mejor fórmula para ganar. Los propios resultados van a convencer a los futbolistas. Si después de 90 minutos concentrados, exigiendo a futbolistas de tanta calidad, de que tienen que esforzarse cuando no tienen la pelota, el Sevilla venciera 2 a 0, ninguno creería en esta idea por mucho que insista Zidane. Han ganado así a Barcelona, Inter de Milán o Sevilla en una irregular temporada hasta la fecha. Que quieran hacer ahora caso a las señales es cosa de ellos. Es la mejor fórmula con un ataque tan pobre, lejos de los mejores clubes de Europa. Sin Hazard, con Benzema lejos del nivel de la pasada temporada, sin el Asensio que todos esperan, con dos jovenes brasileños que están haciéndose –si es que llegan a hacerse- no deberían plantear partidos a más de dos goles. No son definitivos en el último tercio del terreno de juego.

Sorprendió Zidane al solo hacer un cambio. Si bien es cierto que tampoco el equipo demandaba caras nuevas por lo que se veía en el césped, el técnico solo hizo calentar a Marco Asensio. Yo creo y haría bien, que se ha dado cuenta de que para determinados partidos no puede contar con determinados futbolistas. Este partido, como los dos siguientes, son clave para Zidane y para la temporada. No creo que Marcelo, Isco, Mariano, Odriozola y Militao vayan a tener minutos. Volverán Sergio Ramos, Dani Carvajal y quizá tira algo de Odegaard, pero va a morir con estos futbolistas. Me sorprendió relativamente que no entrara el noruego para tener más la pelota y romper la cierta insulsa pero continuidad al fin y al cabo que tuvo el Sevilla en la segunda mitad. Quiero pensar que Zidane no le ha puesto un palo de la cruz al noruego para esta clase de partidos a vida o muerte. Espero que no le diera entrada por el excelente partido –otro más- de Luka Modric y de Toni Kroos. Están siendo los más regulares esta temporada. Sin embargo, el Real Madrid no está siendo capaz de aprovechar por fuera las ventajas que generan por dentro estos dos eternos centrocampistas. El sábado, por lo menos, algo sí lo hizo Vinicius.

Siento que vivo el día de la marmota con Vini. ¿Vale para el Real Madrid? Pues ahora mismo tiene que ser un “sí” la respuesta porque ganaron 0 a 1 con un medio gol suyo y fue el que más generó en la parcela ofensiva. Para mí no es gol del brasileño pero es gracias a la jugada previa y al toque del delantero. Ya no sé cuántos goles lleva de rebote. Creo que el primero con la camiseta del Madrid lo marcó así, también otro ante el Barcelona, este… como digo, el día de la marmota con Vinicius y siempre digo lo mismo: lo que tiene que hacer el Real Madrid es no depender tanto de un futbolista tan llamativo como irregular. Hoy fue decisivo pero no esperen que lo sea el miércoles o el próximo sábado.

A continuación