La normalidad del Real Madrid y la gesta del Atlético de Madrid

Sergio Valentín

La pista de esta columna la obtuve en la tertulia de El Primer Palo. Por detrás, quizá con la boca pequeña porque tenía dudas de si era pertinente, José Miguélez, periodista y aficionado del Atlético de Madrid, soltó que la victoria de su equipo había sido una "gesta". ¿Sería una visión aislada o la tónica habitual? Quería pensar que Miguélez sería la excepción, pero tras leer la prensa y escuchar algunos programas deportivos, de nuevo os escribo para deciros que me veo solo, que no entiendo absolutamente nada.

Portada del diario As. Una fotografía a toda página para el Atlético de Madrid a quien califican de "épico", cuya definición según la RAE es "que es fruto del coraje, esfuerzo o heroísmo y es digno de ser ensalzado". Arriba, en pequeño, la información del Real Madrid que al pasar como primero de grupo hizo algo menos digo de ser ensalzado. Portada del diario Marca. Una fotografía de Simeone a toda página con varios verbos que se asocian al técnico y al Atlético como si "creer" o "luchar" fueran exclusivos de este club y en este caso, no fue "épico". Según este diario, fue una "noche histórica". Histórico, según la RAE es "digno de pasar a la historia". En el diario El Mundo optan por una fotografía deportiva para su portada y sí, también es para el equipo que terminó segundo en su grupo. ¿Me he perdido algo? ¿He estado dormido los últimos 12 años? ¿Acaso en este tiempo el Atlético no ha disputado dos finales de Champions League, no ha eliminado a Bayern de Munich, Barcelona o Chelsea y no ha ganado títulos como la última Liga? Resulta que una plantilla que puede permitirse no utilizar ni un minuto a un futbolista que costó 120 millones de euros, es tratada como si fuera el Sheriff y hubiera logrado una clasificación para octavos de final que sí hubiera sido épica y sí, también hubiera sido histórica. Este despliegue de medios solo hace que confirme lo que intenté explicar el martes en FútbolesRadio, que la prensa no es justa con el Atlético de Madrid, ni en la victoria, ni en la derrota. Desde hace tiempo todo es una hipérbole. "Los héroes de Oporto" pudieron ser "los fracasados de Oporto" si Oblak no tiene su mejor día de la temporada.

Supongo que todo esta relacionado con la famosa, y ya intrínseca, exigencia de la que habla Florentino Pérez. Mientras unos celebran pasar a octavos de final, otros se marchan a casa sabiendo que simplemente han cumplido con su obligación y que la celebración solo llega si se gana la Champions League. Yo entiendo la alegría de los jugadores, del cuerpo técnico y aficionados del Atlético de Madrid. Lo que ya se escapa de mi razonamiento es que nosotros, los medios de comunicación, elogiemos más al niño que ha sacado un cinco pelao con un examen a última hora, que no a su hermano que ha sacado un sobresaliente y que afrontaba el último examen con la tranquilidad de que ya tenía garantizado el aprobado y buscaba una nota alta. Entiendo que los padres animen a quien le ha costado más, pero la prensa no son los padres, la prensa son los profesores o debería ser así.

El Real Madrid era noticia hace a penas un par de semanas porque afrontaba el Tourmalet, el Angliru y seguro que algún puerto mítico más. Es decir, que el Real Madrid afrontaba un reto complicado. Pues ha ganado a todos: Athletic de Bilbao, Sevilla, Real Sociedad e Inter de Milán. Y lo ha hecho en diez días. Es líder en LaLiga con su tercer mejor arranque en toda su historia. Ha sido primero en la fase de grupos de la Champions League perdiendo un solo partido con más de 30 disparos sobre la portería rival. Acumula 9 victorias consecutivas, 12 partidos invictos, tiene la mayor diferencia de goles a favor de toda LaLiga y en este mini Tour del Tourmalet y Angilru, no ha encajado ni un solo gol. A mí esto me parece más elogiable, pero es solo mi humilde opinión. Ahora llega el derbi y sé lo que pasará si el Real Madrid pierde un partido tras nueve victorias.

Dicho lo cual, me gustaría recalcar una vez más el gran encuentro de Éder Militão ante el Inter de Milán, equipo que llegaba al Bernabéu encadenando 11 partidos sin perder, y que el Real Madrid es un equipo con muchas variantes. Si te domina, te puede ganar. Si le dominas, también te puede ganar. Si tiene la pelota, brillan mucho Kroos, Modric o Benzema. Si no la tiene, como pasó ante el Inter de Milán, ahí aparecen al espacio Vinicius y Rodrygo para explotar sus mejores características. Si bien es cierto que creo que el Real Madrid haría bien en adelantar algo más sus líneas. Militao, Alaba, Carvajal... todos en algún momento tienen una acción destacada salvando algún gol casi bajo palos. Algún día no estén tan inspirados y es mejor limitar el número de ocasiones del rival. Hablar del futuro siempre tiene mucho riesgo, pero viendo el alto nivel de competitividad del Real Madrid, me atrevo a decir que Bayern de Munich, Manchester City, Chelsea, Liverpool y quizá el PSG (deberían mejorar en equipo) sean superiores, pero que ninguno querría enfrentarse al equipo de Ancelotti porque seguramente vayan a pelear la eliminatoria y tendrán sus opciones hasta el último minuto.

A continuación