¿Koke, por qué desprecias las lecciones que te regalan Kroos y Modric?

Sergio Valentín

Me encantaría ser Kroos o Modric. Con un par de horas me conformo. No quiero sus casas, sus lujosos vehículos o comer en el mejor restaurante. Lo que querría es jugar un partido de fútbol como ellos. Tiene que ser una gozada dominar a los rivales así, casi sin correr. Es más, me valdría, si no puedo ser Kroos o Modric, ser sus rivales y poder aprender de ellos. En esa clase, por primera vez en mi vida, sí sería un alumno de los que se sienta en primera fila. Me daría igual correr de un lado a otro, no rascar la pelota e irme a casa derrotado, que esa lección de fútbol no está pagada. En otras palabras: me hubiera encantado ser Rodrigo De Paul y Koke. La cuestión es que no sirve de nada estar a medio metro del profesor si no te enteras de lo que te está enseñando. Resulta que Koke, que lleva 11 derbis consecutivos sin ganar, se fue a casa pensando que "el Real Madrid se mete atrás" y que el partido fue "igualado". Yo lo que creo es que el aficionado blanco vivió el partido tranquilísimo, que nunca dudó de la victoria, y esto ya no es una opinión, pues tuvo más la pelota que el Atlético de Madrid. En concreto la tuvo el 61%. Escuchando a Koke, Mario Hermoso y hasta a Simeone, parece que el resultado pudo ser cualquiera y no que Modric y Kroos hicieron lo que les dieran la gana con ellos. El fútbol es un deporte muy sencillo de entender menos para el que no quiere entenderlo o el que se quiere engañar así mismo. Ya lo hacen en Barcelona desde hace tiempo y veo que por el Wanda están igual.

En el fútbol actual, con todo tan igualado, el que se lleva los partidos y el que es campeón a final de temporada, es el que aprovecha sus ocasiones y domina las áreas. Y éste es el Real Madrid, un equipo que tiene al mejor portero de la Liga, a los dos mejores centrales, a los tres mejores centrocampistas, la pareja más determinante en ataque y, curiosamente, son los mismos futbolistas que tuvo Zidane la pasada temporada, por lo que también tiene a un entrenador que está haciendo un mejor trabajo. Ancelotti tiene un ventaja, y es que no tiene una obligación con el estilo, como sucede en el Barcelona, y sabe que en el momento en que empiece a perder, Florentino Pérez, la prensa y sus aficionados se olvidarán de esta racha de diez victorias consecutivas. Ancelotti tiene la exigencia que demanda el Real Madrid. ¿Se imaginan el ambiente que tendría Zidane, un entrenador que ganó todo lo que ganó, si tiene al Madrid a 13 puntos del líder un 13 de diciembre? Simeone se exige más a sí mismo de lo que le exigen a él y encima tiene el discurso a su favor. Si ganan es gracias a él, y si empatan o pierden es cosa de los árbitros, lesiones y, claro, los jugadores. Los mismos que ganaron la pasada Liga más Griezmann, Cunha y De Paul.

Quizá, ya pasadas unas horas, Koke, Hermoso y Simeone se hayan enterado de lo que realmente sucedió anoche en el Santiago Bernabéu. Quizá ya sí, ¿no? Por si acaso no lo saben todavía, aquí va la solución. El Real Madrid fue mejor, mereció ganar y sí, caísteis en el plan que tenían diseñado. Por eso el Atlético fue incapaz de presionar y robar la pelota. Tengo la intuición de que Kroos y Modric no han estado tan cómodos ni en un entrenamiento. Con el ritmo de ayer, pueden jugar con 38 años. Por eso Simeone cambió a cinco futbolistas en media hora, pero daba igual, aunque le hubieran permitido cambiar a otros cinco más, el partido iba a ser exactamente el mismo. Íbamos a ver el mismo partido, con una nueva exhibición de Kroos y Modric. 36 años tiene el segundo. No hay un madridista que no le hiciera hueco en la cena de navidad. Si hacía falta, echaba a algún familiar incluso. Dominaron andando, sobrados diría. No va a ser en muchos partidos. Ya sucedió ante Sevilla, Athletic de Bilbao o Inter de Milán y ya vendrá el Bayern o un equipo inglés, clubes más físicos que sí saben presionar arriba, que sí juegan con velocidad y ahí veremos qué hace Ancelotti, pero la película de anoche es ésta. El Atlético perdió como el resto, pero hicieron mucho menos que los clubes que acabo de citar. Y eso que Modric y Kroos no pudieron contar con Benzema, que les ayuda una barbaridad en la creación. Ni aun así. De verdad que yo soy del Atlético de Madrid y haría una autocritica muy gorda. Todo eso que llaman "igualdad" o "dos arreones" para justificar la derrota, en realidad se llama superioridad. Y para aquellos que salgan con las estadísticas para hablar de una supuesta igualadas, lección de primero de fútbol: casi ningún club, y más en estos partidos, juega igual con empate, que con ventaja en el marcador. Y tened claro que sí el Atlético se hubiera puesto por delante, el Real Madrid habría cambiado su forma de jugar y muy probablemente el Madrid habría acabado con más disparos. Es una cuestión de lógica y, como digo, bastante elemental. Se llama jugar con el resultado.

Ahora mismo no veo al Real Madrid perdiendo LaLiga. Sacan 13 puntos al Atlético, 8 al Sevilla y al Barcelona no le cuento desde hace tiempo. Llegarán empates y derrotas, pero no veo a ningún rival ganando tantos partidos y al Madrid cayéndose sin frenos si Ancelotti ahora sí empieza a rotar más. Y menos veo ganando a este Atlético de Madrid al que le cuento con los dedos de una mano sus buenos ratos de fútbol, que no partidos, esta temporada. El futbolista que más me gustó fue Marcos Llorente. No es defensa, pero ha sido el que mejor ha frenado a Vinicius en toda la temporada. Tanto que llegó un momento en el que el brasileño dejó de intentar regatearle porque no se iba ni una vez. La cuestión es que el brasileño, aun perdiendo más balones que nunca, desbordando menos que en la mayoría de encuentros, se marchó a casa habiendo dado las dos asistencias del partido. Vinicius mató al Atlético con decisiones lúcidas. Y son dos asistencias muy buenas. En la primera mira dónde está Benzema y le da el pase perfecto. Los jugones se entienden con la mirada. Y en la segunda, no hace mucho, era la situación exacta donde continuaría con una acción individual. Ahora tiene la capacidad de ver y decidir que el pase es la mejor opción.

Y son ya cuatro partidos consecutivos sin encajar un gol. Es evidente que mucha responsabilidad de ello es de Courtois, pero yo tengo que insistir un día más en Militao. Es el mejor central del campeonato y con mucha diferencia. ¿Quién fue el último afortunado que pudo regatearle o ganarle un duelo aunque sea? Simeone regalaba a todos su centrales por tenerle en su plantilla. Ya no sólo por su nivel, sino por la jerarquía con la que juega. Su nivel es tan alto que un defensa está condicionando los planteamientos de los contrarios.

A continuación