Después de la sentencia… la política