Vender o no vender mascotas

Miguel del Pino

Una reciente estadística publicada en la revista Especies, editada para su distribución en comercios especializados en animales de compañía, presenta la evolución de las tendencias de venta de mascotas en este canal a lo largo de los últimos diez años; de cara a las inmediatas compras navideñas es muy interesante recapacitar sobre sus resultados.

Leyes reguladoras

Recordemos que la promulgación de reglamentos y leyes para tratar de evitar la compra compulsiva de mascotas, mediante la prohibición de su exhibición en los escaparates de los comercios se remonta a los últimos años, pero ya estamos a tiempo de valorar algunas de sus consecuencias.

A lo largo de la pasada década no encontramos tendencias claras sobre descenso de ventas en comercios; por el contrario se presentan notables altibajos. No cabe duda de que el factor que más ha influido en los mismos es la incidencia y el control sobre las legislaciones reguladoras.

En el momento actual, según la encuesta para Especies publicada en el mes de junio, el 64% de los comercios especializados no ofrece animales, frente al 36% que sí lo hace. De estos el 28% vende peces y el 26% aves, especialmente canarios y periquitos; roedores y tortugas también figuran en esta relación.

Sólo el 10% de los establecimientos comercia con perros y esto es un dato verdaderamente positivo en relación con años anteriores. El objetivo debería consistir en sacar por completo a perros y gatos de las tiendas, reservando éstas para venta de productos y servicios y remitiendo a los compradores a núcleos zoológicos legalizados.

Si para poder comparar revisamos la situación en años anteriores, la venta de animales era ligeramente inferior en 2013 y un año antes, en 2012 nos encontrábamos con unas cifras magníficas, ya que la gran mayoría de comercios, el 84% no comercializaba mascotas; la razón de este nivel óptimo se encuentra sin duda en la aplicación más estricta de normas de prohibición de exponer animales en los escaparates.

En las estadísticas detalladas figura también el porcentaje de cada tipo de mascotas, pero no queremos ser demasiado prolijos; de cara a evitar el problema del abandono interesa fijarse sobre todo en perros y gatos, que en el año presente arrojan porcentajes que no superan el 12%.

Estas cifras indican que los comerciantes están siendo respetuosos en general y que no es este canal el que supone un grave problema. Los comercios especializados tienen ante sí las atractivas posibilidades de venta de productos, cada vez más variados y de mejor calidad, así como de servicios que al integrarse en el negocio aumentan sus posibilidades de éxito: nos referimos a complementos como la peluquería, asesoría en adiestramiento o conexión con los criaderos, de los que la tienda se convierte en centro colaborador.

Los canales de venta

Nuevos canales de venta no invitan precisamente al optimismo, y enfocamos en este sentido a las ofertas por internet. No habría problema en que los criadores potencien su labor a través de páginas web detalladas y atractivas, pero son muchos los particulares que se implican en la crianza de camadas a las que después tratan de dar salida sin poder ofrecer las garantías propias de los núcleos zoológicos, que cuentan obligatoriamente con control veterinario y fiscal.

Son habituales las denuncias sobre importaciones incontroladas de cachorros a bajo precio y sin garantía alguna que inundan el mercado, bloquean a los criadores y suponen un grave riesgo veterinario. Es necesaria la adopción inmediata de medidas que impidan estas comercializaciones ilegales.

El problema de los perros y gatos abandonados debe conducir al control legal más exigente posible sobre las ventas de animales de compañía. Los criadores legalizados deben responder a eficaces sistemas de dichos controles, mediante la figura de "Núcleo zoológico". La garantía veterinaria es consecuencia de la necesidad de contar con un profesional, y el cumplimiento de las obligaciones fiscales por parte de los titulares permite emitir facturas y certificados de garantía

¿Comprar o adoptar?

Al llegar a estas líneas imaginamos a muchos lectores escandalizados por el hecho de la compra de un animal de compañía existiendo el grave problema de los animales abandonados. En los últimos años los criadores han tenido que soportar una demoledora campaña bajo el lema "No compres, adopta". Pensamos que fomentar la adopción es casi un deber cívico ante la situación de saturación en que se encuentran los refugios, pero no quisiéramos caer en la tentación de ser injustos con los buenos criadores. El sentido común y el deseable aumento de las adopciones debería limitar el número de perros nacidos en criaderos pero sin acabar con el arte de la cinofilia, o selección de las razas caninas, entre las que las españolas nos merecen especial simpatía.

Los criadores deportivos deben ser los primeros en colaborar para para que sus animales no se comercialicen en las tiendas y también los primeros colaboradores en los mensajes y campañas de adopción. Es posible que llegue un día en que se haya terminado el problema de los perros y gatos abandonados pero hasta ese utópico momento es necesario evitar las compras compulsivas y fomentar las adopciones o, en su caso, las compras responsables.

A continuación