La chulapa Chulina

Miguel del Pino

Coincidiendo con el Año Nuevo chino, que abre el Año del Gallo para los ciudadanos del remoto país asiático y para nuestros numerosos convecinos de ese origen, el Zoo Acuarium de Madrid ha presentado el pasado jueves 12 a Chulina, la primera hembra de Panda gigante nacida en la institución zoológica madrileña.

Como cabía esperar la presentación ha sido una verdadera fiesta, con presencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes; de la Administración de Silvicultura y Jardinería del Departamento de Chenguan, patria de los padres de la pequeña, y del Embajador de la República China, Lyu Fan, quien en su discurso insistió en el aspecto simbólico de la amistad entre China y España que supone la colaboración de ambos países en la lucha por la salvación de la encantadora especie.

Por votación popular a través de las redes sociales se ha adjudicado a la cría recientemente presentada el nombre de Chulina, en recuerdo de su antecesor Chulin, el primer Panda Gigante nacido y criado, allá por el año 1982, en el zoológico madrileño.

El nombre de Chulin fue elegido por un niño en votación entre los pequeños visitantes del Zoo a través de la televisión y la radio; el nombre no pudo ser más acertado ya que, a su fonética asimilable al idioma chino se unía un curioso significado: como aclaró entonces Tatiana Fisac, filóloga del idioma mandarín, Chulin significa algo así como "tesoro entre el bambú". Ahora Chulina viene a feminizar tan bello nombre.

Una historia de éxitos

La historia de los éxitos del zoo Acuarium de Madrid en relación con el Panda Gigante se inició a principios de los años ochenta, cuando el Gobierno Chino regaló una pareja adulta de esta especie a Sus Majestades los Reyes Juan Carlos y Sofía con motivo de la visita que éstos realizaron a China. Tuve entonces el honor de participar en la recepción de los animales y de enseñar Madrid y sus instituciones científicas a los zoólogos miembros de la expedición. Se abría una nueva era no sólo para el Zoológico de Madrid, sino también para las relaciones de amistad entrañable entre los zoólogos de Madrid y Pekín. Desde entonces todo ha sido una cadena de éxitos que se han recogido en las publicaciones científicas de numerosos países del mundo.

Chulin fue el primer Panda nacido en Europa por parto gemelar. La hembrita que le acompañaba no pudo salir adelante pero el pequeño macho, dotado de un carisma especial, llegó a adquirir una gran popularidad; su madre, Shao Saho, murió relativamente joven y su compañero Ghang Chang, un macho adulto nacido en libertad en China, no pudo fecundarla, por lo que se había recurrido a la inseminación artificial, con esperma de un ejemplar residente en Londres. Una verdadera cadena de aciertos veterinarios que pusieron en primera plana mundial el prestigio científico madrileño.

Fue también un fuerte impacto para los madrileños la enfermedad y muerte de Chulin, ocurrida el año 1996. El fallecimiento del animal fue debido a una diabetes que se le detectó ya en 1984 y de la que fue tratado durante más de una década. El que era entonces alcalde Madrid, Enrique Tierno Galván, se implicó en todo el proceso e incluso llegó a mediar para que se pudieran emplear aparatos de uso humano en la investigación y tratamiento del habitante más famoso del Zoo madrileño.

La capital estuvo sin Pandas hasta septiembre de 2007, cuando llegaron la osa Hua Zui Ba y el macho Bing Xing, como consecuencia de un acuerdo entre el principal centro reproductor de China, en Chenguan, y el Zoo Acuarium; esta vez sí se consiguió la reproducción natural y además con parto gemelar y supervivencia de las dos crías, dos machos, por primera vez fuera de China.

Los nuevos panditas madrileños fueron llamados Po y De De, y tras su feliz crianza fueron enviados a China como consecuencia del convenio que había traído a Madrid a sus padres: nuestro Zoo aportaba así dos nuevos reproductores para contribuir a reforzar la población reproductora controlada.

En 2013 un nuevo macho, Xing Bao, vino a engrosar la lista de Pandas nacidos y criados en el Zoo Acuarium de Madrid, y en su momento siguió el camino de sus hermanos: todos ellos son en la actualidad felices posibles reproductores.

Y ahora una hembrita, la recién presentada Chulina, que también podría haberse llamada Chulapa, o Pepa, porque su carácter, inquieto y fuerte recuerda a la de la inmortal planchadora de La Revoltosa.

Menos de 2.000 ejemplares

En la actualidad el Panda gigante cuenta con una población silvestre estimada en torno a los 1680 ejemplares repartidos por las provincias montañosas chinas de Sichuan, Saanxi y Gansu, todas ellas pobladas por bosques de Bambú, principal alimento natural de la especie.

Consciente del tesoro zoológico que supone el escaso animal, y de su carácter simbólico ante el mundo científico y entre los amantes de la naturaleza, China cuenta con seis centros de cría y 37 áreas protegidas. La lucha contra el furtivismo llega a contemplar la pena de muerte para quien se atreviera a dañar a estos animales, lo que afortunadamente no ocurre en los tiempos actuales.

Tras la presentación de la osita, el Zoológico conmemorará el Nuevo año chino con una serie de conferencias y exposiciones desarrolladas en su recinto

Cordiales felicitaciones a todos los miembros de los equipos de veterinarios y biólogos del Zoo Acuarium de Madrid, sin olvidar a los cuidadores, que aceptan la gran responsabilidad de atender de manera constante a los incomparable animales.

A continuación