Un campeón militar

El perro Ben, futuro héroe canino

Miguel del Pino

Una vez más la festividad de San Antón, o San Antonio Abad, dio lugar a que multitud de amantes de los animales pudieran hacer profesión pública de su cariño por sus mascotas. Para algunas personas, demasiadas por desgracia, es éste el único lazo afectivo del que reciben correspondencia.

Como todos los años, el Santo egipcio, nacido en Comas , en el Alto Egipto, en torno al año 1251, y que parece que alcanzó la portentosa edad de ciento seis años, fue celebrado en toda España de diversas maneras, en Madrid con bendición mulitudinaria de mascotas y con las tradicionales "Vueltas de San Antón", un corto y triple recorrido en torno a la Iglesia de la calle de Hortaleza.

Hay que agradecer la sensibilidad de las autoridades municipales que saben valorar la importancia afectiva que tienen las mascotas para los vecinos, prestándose a presidir los actos festivos y a encabezar las vueltas. Así lo ha hecho en esta ocasión el joven Concejal del distrito, D. David Erguido. Sea enhorabuena.

En las vueltas encontramos a Ben

Aclaremos que Ben es un joven Pastor Alemán. Joven y sobradamente preparado, ya que es Campeón militar de adiestramiento, lo que justificaba el orgullo con que lo paseaba su entrenador, un Guardia Civil, que junto a varios compañeros, todos con sus perros, formaba parte de la comitiva del recorrido.

Todavía a Ben "valor se le supone", ya que se trata de un ejemplar recientemente preparado, pero no sería extraño que pronto se incorporara a la relación de perros militares o perros policía que tienen en su hoja de servicios el salvamento de personas en las más inimaginables situaciones de peligro.

Los perros de raza Pastor Alemán reúnen una serie de cualidades asombrosas; desde luego la belleza figura entre ellas, pero su capacidad de ser adiestrados para misiones como la detección de explosivos o de drogas, la localización de heridos o desaparecidos en catátrofes como los terremotos, así como la detención e inmovilización de delincuentes armados, relegan muchas veces a segundo término su condición estética. Esta raza es especialmente noble, inteligente y equilibrada.

De Rin Tin Tin a Rex

El perro más televisivo en España durante los años 70 fue el Pastor Alemán llamado Rin Tin Tin. Sus aventuras transcurrían en plena conquista del Oeste acompañando a Rusty, un juvenil cabo de los llamados "chaquetas azules". Pura imaginación de los guionistas, ya que el perro de Pastor Alemán tienen sus orígenes ya en el Siglo XX, de manera que los indios y los vaqueros decimonónicos nunca pudieron encontrarse con la belleza de un perro de Pastor alemán.

Fue un capitán de caballería del ejército alemán, llamando Max Von Sthepanitz quien sentó las bases de la cría y selección de un "perro lobo" que pudiera neutralizar al lobo verdadero pastoreando ganado lanar, y al mismo tiempo capaz de convertirse en un extraordinario "perro policía": un "todo terreno" capaz de las más portentosas proezas que puedan pedirse a un amigo canino.

Los primeros Pastores Alemanes tenían auténtico aspecto lobuno. Poco a poco fueron evolucionando hasta mutar en los hermosos perros de capa dominante negro y fuego, grupa ligeramente caída y cabeza hermosísima con orejas erguidas, ojos almendrados de aspecto lobuno y mirada incomparablemente noble. Indiferente con los extraños, leal y muy compenetrado con su entrenador. Una joya en su especie.

Rex, otra estrella canina de la televisión, responde en su estética al tipo actual de la raza y también, en sus fabulosas hazañas como perro policía, refleja las capacidades reales de la misma. Como perro policía o perro militar, el Pastor Alemán no conoce rival, aunque algunas misiones específicas puedan requerir la superespecialización de los muy ágiles Pastores Belgas, o las cualidades de los Labradores, que llegan a veces a lo asombroso.

Hablar del Labrador, o de su próximo pariente el Golden, requeriría un artículo especial. Verdaderamente ha sido capaz de desplazar al Pastor Alemán de tareas como el acompañamiento y guía de personas ciegas o la recuperación de heridos que pueden quedar sepultados en terremotos catastróficos. Los perros de estas razas carecen de miedo ante la oscuridad total, de manera que se introducen sin problemas en el interior de montones de escombros con oquedades donde pudieran alojarse las víctimas.

El sentido del equilibrio es otro de los aspectos en que Golden y Labradores resultan incomparables. Llegan a caminar sobre vigas o montones de ladrillos con la habilidad de funámbulos de circo. Efectivamente le han salido competidores de cuidado a los Pastores Alemanes, de lo que verdaderamente hay que alegrarse.

Junto al perro siempre un buen adiestrador

El adiestramiento de los perros policía o perros militares comienza cuando son aún cachorros de corta edad. Su adiestrador debe tomar contacto con él e iniciar su amistad incondicional en estas etapas muy tempranas de la vida del can. A partir de aquí trabajarán siempre juntos hasta llegar a una compenetración extrema en la que se basan las proezas que llegan a conseguir. No todos los ejemplares sirven, y algunos deben ser apartados del proceso de adiestramiento en la primeras fases del mismo, con el correspondiente disgusto de su frustrado entrenador y amigo. No todos llegarán a ser héroes.

Pero los esfuerzos y costes del adiestramiento de un perro como nuestro protagonista, Ben, estarán de sobra justificados cuando sea capaz de cumplir con las misiones para las que se ha especializado, como por ejemplo la detección de explosivos. En este caso el instinto animal se enfrenta a la más baja condición de los seres humanos capaces de cometer semejante vileza.

En definitiva cabe desear los mayores éxitos en su trabajo, una larga vida y una buena jubilación en una tercera edad que se desarrollará en el seno de un ambiente familiar, a esos perros de utilidad representados en las Vueltas de San Antón por Ben, campeón militar de adiestramiento. ¡Viva San Antón! y larga y buena vida a los héroes de las especies amigas del hombre.

Miguel del Pino Luengo es biólogo y catedrático de Ciencias Naturales.

A continuación