Comercio y bienestar animal

Miguel del Pino

La Comunidad de Madrid parece estar ultimando una ley que, según su entender, garantizará el bienestar de los animales de compañía. La lectura del borrador ha hecho saltar las alarmas entre los profesionales del sector de tiendas de venta de los mismos.

La opinión más radical

Sabemos que las opiniones más extremas entre quienes dicen pertenecer a sectores animalistas se atienen al principio de "no compres, adopta", por lo tanto sobraría todo intento de regulación del comercio de mascotas, especialmente de perros y gatos.

Quienes muestran esta actitud suelen basarse en dos principios: uno casi fisiológico y otro de tipo práctico; según el primero un animal nunca debería ser objeto de comercio; desde el segundo la gran cantidad de animales abandonados que todavía aparecen en estos momentos en España, haría indeseable la crianza y comercialización de animales de raza hasta que no estén solucionados los problemas del abandono y de la necesidad de adopción.

Generalmente resulta imposible el diálogo con los más puritanos en estos planteamientos, sin embargo no parece normal que España sea el único país del mundo desarrollado en el que la crianza y comercialización legal de animales domésticos de razas seleccionadas sea poco menos que un delito.

Es indudable que son necesarias las campañas de sensibilización contra el abandono de animales, así como las correspondientes sanciones para los desaprensivos o los descuidados que dan lugar a estas tragedias. La responsabilidad no sólo debe restringirse al terreno civil, ya que un pobre perro que se cruza en una carretera puede dar lugar a accidentes mortales también para los humanos. Así de terrible.

Adopta y fomenta la adopción, y si compras hazlo de acuerdo a la Ley

Nadie debería adquirir un animal sin las suficientes garantías de que procede de un criador responsable que cuida con esmero a sus reproductores y que cumple con la legislación que hace referencia a los Núcleos Zoológicos, como son los cuidados veterinarios, el alojamiento en buenas condiciones, la superación de inspecciones y la comercialización legal y con transparencia impositiva. Sin todo esto, desde luego no compres.

No hay ningún problema si al comprar a un criador responsable constituido en núcleo zoológico vas a obtener unas garantías imprescindibles, como son la emisión de una factura, la posibilidad de reclamación, y, muy importante, la posibilidad de visitar el criadero y comprobar cómo se encuentran los animales. Una buena pregunta es: ¿dónde están los animales ancianos que ya no son rentables? Si el criador los conserva con esmero será la mejor señal de que todo funciona correctamente.

Los canales de compra

Diremos para comenzar que echamos en falta una Ley general que abarque a toda España, pero de momento nos referimos al proyecto en gestación de la Comunidad de Madrid. Los profesionales del sector se refieren al mismo como inasumible, al marcar unas condiciones imposibles de cumplir, tanto en el espacio para cada animal como para otras variables de su alojamiento.

Contar con cuidados veterinarios adecuados parece imprescindible; otras exigencias podrían ser necesarias para perros y gatos, pero resultarían excesivas para aves y pequeñas mascotas, que en cambio necesitarían otros cuidados específicos: es necesaria la intervención reguladora de auténticos expertos, tanto científicos como expertos en el comercio de animales de compañía de auténtica responsabilidad.

La Asociación del Sector del Animal de Compañía se defiende alegando que ha venido cumpliendo de manera escrupulosa cuantas condiciones se le han solicitado, por ejemplo aquella de no exhibir en los escaparates perros y gatos para evitar su compra compulsiva. Dicen haber demostrado que al menos el 95% de los casos de abandono de perros y gatos no tiene relación con el comercio en el sector. Así se ha reconocido en Madrid en sede parlamentaria.

También alegan que un animal comercializado en una tienda del sector está mucho más controlado que los que se ofrecen en canales como internet o venta entre particulares, y desde luego, al menos en este punto no les falta razón.

El comercio online de mascotas se va controlando de manera progresiva y en la actualidad son cada vez más numerosos los profesionales que ofrecen facturas, certificados de garantía y documentación sobre cuidados veterinarios. No siempre ocurre así en las operaciones entre particulares, que a veces caen el terreno compulsivo: "Si tu perra cría guárdame un cachorro". En estos planteamientos se oculta en muchas ocasiones el germen del futuro abandono

Estamos hablando de comercio a través de diferentes canales más o menos controlables o susceptibles de ofrecer garantías, pero que no presentan connotaciones delictivas. El tráfico de especies protegidas a través de redes mafiosas o la importación de perros procedentes de países donde se ofrecen a bajo costo y sin los cuidados selectivos y veterinarios básicos, entra ya en el terreno criminal, y de él nos ocuparemos en breve.

De momento la amenaza de una Ley de Bienestar Animal de la Comunidad de Madrid, a la que los profesionales del sector califican de imposible de cumplir, ha unido a éstos para tratar de adaptarse a las exigencias y mostrar su inocuidad para sus animales. Esto será sin duda bueno para evitar abusos y malos tratos.

Y no dudes en adoptar, hoy puede hacerse con todas las garantías, pero no por ello es necesario satanizar a profesionales honrados, que son la mayoría de los del sector del Comercio. Ellos no son contrarios a la adopción, que generará el correspondiente beneficio a través del consumo de alimentos y complementos, mucho más cómodo y con menos riesgos que el de los delicados cachorros, para los que la tienda no es el lugar adecuado en casi todos los casos.

A continuación