Olaf Scholz, el canciller del semáforo

Luis I. Gómez

Tras 32 años de generación Kohl-Merkel –con la breve pausa de siete años con Schröder–, los alemanes se han atrevido a probar una nueva fórmula de gobierno: el semáforo. De la mano del nuevo canciller, Olaf Scholz, la coalición formada por socialistas, liberales y ecologistas se dispone a poner la vida política, económica y social alemana patas arriba. Disponen ahora de cuatro años para poner en marcha, esta vez sí, la "gran transformación" con la que todos los políticos vienen amenazándonos desde hace ya una década.

Llevar a cabo esta transformación es el objetivo declarado del tratado que fundamenta el nuevo Gobierno. Afirman abiertamente los firmantes que eliminarán todos los "obstáculos" que pudieran surgir. Los promotores de esa gran transformación y sus partidarios en los medios de comunicación son muy conscientes del carácter explosivo del contrato firmado. Por eso pocas veces se ha mentido tanto sobre un documento político.

Un acuerdo de coalición al que los liberales del FDP apenas han aportado algo tangible –aparte de impedir el límite de velocidad–. Las garantías de no contraer nueva deuda y no subir los impuestos son meras pistas falsas. Ya se puede deducir entre líneas cómo se van a eludir estos compromisos. Los que votaron al FDP con la esperanza de aportar sentido común burgués residual, más vale que se enfrenten al hecho de que el partido de Lindner está tan destripado como la CDU/CSU. No es más que un agente vicario de los Verdes.

Porque es Robert Habeck, el número dos de los Verdes, quien se convierte en ministro de Economía y Protección del Clima, además de en vicecanciller. Esto le convierte en el hombre más importante del Gabinete, porque los Verdes han decretado en el acuerdo de coalición que todos los proyectos legislativos deben ser revisados para comprobar su "compatibilidad climática". Esto significa que todos los proyectos están subordinados a él. Será él quien se encargue de eliminar todos los "obstáculos" que impidan la aplicación de la "transformación energética", del "gran reset". Se lo toma tan en serio que incluso antes de tomar posesión ha anunciado que quiere anular las grandes distancias mínimas entre los aerogeneradores y los edificios residenciales que se aplican en Baviera. Habeck se refirió en el Neue Osnabrücker Zeitung a la estipulación del acuerdo de coalición de que las energías renovables deben ser "de interés público" en el futuro. Esto significa que son privilegiadas. En Baviera, esto podría hacer que las distancias prescritas entre los aerogeneradores y las zonas residenciales queden sin efecto. La protección del clima está por encima del bienestar de las personas.

¿Cómo debería ser la nueva Alemania? Debe ser un Estado de Bienestar total que "apoye" a sus ciudadanos desde la cuna hasta la tumba, como se dice en la jerga de la coalición. Los que creían que con el derrumbe del socialismo el paternalismo estatal sería cosa del pasado deben tomar nota: seguiremos profundizando en el proteccionismo estatal, con la ayuda amistosa del FDP liberal, que tira así sus principios básicos por la borda.

Tal y como se recoge en el contrato de coalición: "Alemania debe ser capaz de actuar y rendir, especialmente en tiempos de crisis. El Estado debe trabajar con previsión para sus ciudadanos. Para ello, queremos modernizarla para que ofrezca oportunidades y proporcione seguridad". En el tratado se deja abierta la forma en que la participación de los ciudadanos debe colaborar en la abolición de los "obstáculos legales" al Estado de Derecho. Los Verdes, que se han convertido en maestros a la hora de retrasar o impedir proyectos mediante repetidas impugnaciones legales, saben exactamente lo que tienen que eliminar para llevar a cabo la gran transformación.

Olaf Scholz dirige un Gobierno de transgresores, iconoclastas posmodernos, dispuestos a no dejar nada sin ser reconsiderado. Apenas hay un componente de la sociedad que no deba ser deconstruido. Esto es especialmente cierto en el caso de la familia, que hasta ahora sólo había sido atacada por las dictaduras, porque una familia intacta es un lugar de refugio contra las imposiciones del gobierno arbitrario. La familia tradicional ya no tiene sitio en la Alemania transformada. Si la madre, el padre y los hijos son discriminatorios de por sí, su abolición parece lógica.

¿Y la economía? La economía será sostenible y climáticamente neutral, por supuesto. Llegados a este punto, merece la pena ampliar un poco la perspectiva. En este notable año 2021 hemos aprendido que en Alemania faltan profesionales de la salud y para el cuidado de las personas dependientes. Ciertamente, también hay escasez de puestos de trabajo en el sector de la ingeniería, pero cada vez más a menudo son los puestos de trabajo de los trabajadores cualificados y semicualificados los que ya no pueden cubrirse: en la industria y la artesanía, en la construcción, en el transporte, en la agricultura, en la hostelería, en el almacenamiento y el transporte marítimo, en los servicios de entrega de alimentos y comestibles, en el correo y la paquetería, en los trabajos de seguridad, desde los bomberos hasta la policía y el ejército. Y esto significa un estrechamiento y una reducción de las competencias elementales en este país.

Y otra ampliación de la perspectiva es importante. Las capacidades de un país incluyen no sólo las habilidades subjetivas y profesionales de su gente, sino también los activos tangibles de sus empresas e infraestructuras: maquinaria, carreteras, energía, agua y mucho más. De nuevo, no todo está naturalmente ahí, sino que hay que extraerlo, construirlo o producirlo. Aunque los activos fijos parezcan estar ahí sin más, hay que mantenerlos y renovarlos constantemente. De lo contrario, caen en desuso. En los tiempos modernos, cuando esta base de activos tangibles de un país ha adquirido enormes proporciones, el peligro de una crisis industrial general es grande si un país se vuelve indiferente y negligente en este aspecto. Entonces, incluso con este activo material, se produce un empequeñecimiento del país que no puede ser remediado a corto plazo.

De hecho, esto está ocurriendo ante nuestros ojos. El caso ejemplar es el del automóvil. El abandono del motor de combustión y el paso obligado a la propulsión eléctrica, cuyos vehículos son totalmente inasequibles para las personas con ingresos medios, significa de facto la abolición del automóvil como medio de transporte de masas. Además, dado el estado actual de la tecnología, los e-autos no son adecuados para el uso cotidiano en la mayor parte del país. De pronto, la tecnología automovilística convencional disponible a un coste razonable y la infraestructura vial existente son consideradas intolerables por una parte considerable de la política y la sociedad.

Las normas medioambientales se han elevado, y con el nuevo Gobierno seguirán haciéndolo, hasta tal punto que su cumplimiento supone el fin de facto del transporte masivo en automóvil. Los que persiguen esta "transformación de la movilidad" no suelen verse directamente afectados en su modo de vida, porque tienen ingresos "de lujo" o porque viven en zonas privilegiadas con distancias cortas o conexiones ferroviarias rápidas. Pueden –por el momento– ignorar el hecho de que, con la "transformación de la movilidad", los espacios para ubicaciones residenciales y comerciales se reducirán considerablemente, y esto llevará a una carrera por las ubicaciones restantes, y de ahí a una ola masiva de inflación y al aumento de los precios de los alquileres. Sin embargo, a largo plazo, nadie podrá pasar por alto el hecho de que el ataque al motor de combustión interna reducirá radicalmente la sostenibilidad de todo el sistema de asentamiento demográfico en Alemania.

Se podría citar toda una serie de ejemplos en los que funciona un mecanismo similar: siempre se pueden encontrar consideraciones medioambientales o sociales que sugieren un aumento de las normas, nuevas reglas, nuevas prohibiciones. Este es un campo infinito. A los nuevos gobernantes parece no importarles en absoluto ver cómo todas las normas que impulsan la "transformación de la movilidad" (o la "transformación energética") no sirven estrictamente para reducir las emisiones de CO2. El motor diésel se considera el principal enemigo, a pesar de que emite menos CO2 que el motor de gasolina. Y las centrales nucleares se han cerrado a causa del desastre de Fukushima, mientras que desde el punto de vista del CO2 vemos la urgencia de que siguieran funcionando.

En nombre de lo social y en nombre del medioambiente, se está produciendo un empobrecimiento de Alemania sin que este llegue a percibirse en su conjunto. Todavía. Se produce por la puerta trasera de los actos administrativos, de manera que son las empresas y los hogares los que deben ver si pueden vivir con ello y cómo. Y esta batalla campal no sólo afecta a los ciudadanos y a las instituciones privadas, sino también a la parte del Estado que tiene que mantener la infraestructura de suministro y las instituciones públicas en funcionamiento. Las consecuencias devastadoras de los aumentos desenfrenados de las normas y prohibiciones que nos llegan con la nueva coalición de gobierno siguen siendo invisibles para una gran parte de los votantes. La contabilidad política y la rendición de cuentas parece ser cosa del pasado.

La falta de previsión, la falta de percepción de la realidad, la acción racional negativa, los conceptos de valor desastrosos, las decisiones irracionales erróneas y los enfoques fallidos de las soluciones adornan amenazadoramente el texto de coalición en el que apoyará su acción de gobierno Olaf Scholz.

Pero no son los políticos del FDP los únicos que han caído en la trampa: los democristianos de la CDU también están sucumbiendo a ello. El objetivo de la política ya no es mejorar la sociedad en beneficio del pueblo, sino "salvar" el clima. La absurda suposición de que el clima puede ser controlado por personas que ya ni siquiera son capaces de construir un aeropuerto, o más exactamente, cuya continua intervención política en su construcción ha llevado a la creación de una empresa en quiebra que apenas funciona en Berlín, sólo puede mantenerse haciendo del rescate climático un dogma incuestionable.

En esto se diferencian los salvadores del clima de los comunistas, quienes al menos se planteaban como objetivo el paraíso en la tierra para las clases proletarias. Lo que los salvadores del clima pretenden supone que todo sacrificio de las generaciones vivas está justificado. Lo que el comunismo fue para algunos, transformado en la "prosperidad climáticamente neutra" sacrificando el bienestar de hoy para lograr la neutralidad climática mañana. Al igual que fracasó la primera utopía temeraria, fracasará esta nueva.

Creo que en cuatro años Olaf Scholz saldrá de la cancillería con más pena que gloria, con una Alemania menos competitiva y más pobre. Tal vez sea esa la idea.


Luis I. Gómez, residente en Leipzig y editor de Desde el Exilio.

A continuación