El negocio del deporte

Teixeira: de villano a fallero mayor

Juan Manuel Rodríguez
¿Y dónde están ahora los socios del Valencia que demandaron a Fernando Teixeira por considerar que tuvo una actuación negligente contra su equipo? ¿Estarán, acaso, con aquellos mismos que denunciaron a bombo y platillo la recalificación de la vieja ciudad deportiva del Real Madrid, pero que luego se quedaron mudos tras la situación idéntica que se produjo con el estadio de Mestalla? ¿Es bueno o es malo Teixeira? ¿La recalificación de la ciudad deportiva de la Castellana era o no era un pelotazo urbanístico con apoyo político con el objetivo de adulterar la competición?... Y eso, naturalmente, si elegimos olvidar aquella frase de Jaime Ortí que, junto a la de "veni, vidi, vinci" de César, pasará a la historia de la humanidad: "ya sólo nos queda luchar por el subcampeonato porque el campeón está decidido"... Luego el Valencia ganó la Liga y Ortí, quien por cierto no rectificó, eligió meterse debajo de la cama hasta que pasara el jaleo.

Yo creo que si ese grupo tan original de socios valencianistas pensaban que realmente Teixeira Vitienes era merecedor de una demanda en los juzgados por su persecución hacia el Valencia, por esa misma regla de tres ahora tendrían que darle un homenaje por todo lo alto, pedir para él la insignia de oro y brillantes del club o nombrarle fallero mayor del reino. No cabe hablar de "gol fantasma" de Mista sino, como muy bien titula Libertad Digital la crónica del derbi entre el Valencia y el Levante, de "gol inventado". Simplemente no hubo gol, y esa invención del vilipendiado Teixeira obró el milagro de que el equipo de Ranieri sumara tres puntos más en su casillero. ¿Dónde están esos socios? ¿Dónde Manolo el del bombo? ¿Dónde las tracas?... No oigo al abogado... ¿Dónde está el abogado?

Ya he dicho en más de una ocasión que resulta ciertamente repugnante la utilización que hacen (unos más que otros, desde luego) en el fútbol español de la figura del árbitro. Después de su tremenda metedura de pata del sábado, algún malpensado podría interpretar que Teixeira se dejó presionar por aquellos que exigieron que no arbitrara el derbi puesto que había pendiente un pleito contra él. ¡Qué va!... El fondo de la cuestión es que Fernando Teixeira Vitienes era un mal árbitro cuando perjudicó al Valencia y seguía siéndolo este sábado cuando benefició clarísimamente a ese mismo equipo. Sobre la polémica jugada dijo Santi Cañizares que "igual había sido gol". Igual. Igual yo soy Marilyn Monroe y no me he enterado todavía. Lo asqueroso del caso es que los mismos que pedían la dilapidación de Teixeira hoy no digan nada. ¿Les oye alguien?... Yo, desde luego, no. ¿Y qué dirán en Superdeporte? Igual no dicen nada. Igual.
 
A continuación