El negocio del deporte

Ronaldo, un gol más cerca del perdón

Juan Manuel Rodríguez
El mundo al revés y el fútbol boca abajo. Al coro de voces críticas hacia la actitud adoptada el pasado martes contra Ronaldo por los dueños del Real Madrid (sus socios) se suma ahora la de este Telly Savallas italiano con bufanda de mil colores al cuello que, según parece, contrató en su día el presidente Pérez con la misión principal de darle otra vuelta de tuerca organizativa al club. Dice Arrigo Sacchi que los madridistas se equivocaron tomándola con el brasileño, cuestión ésta que no puede aplicarse en absoluto al nuevo director de fútbol puesto que, salvo mejor opinión, se desconoce qué es lo que ha hecho desde que llegó a Madrid el señor Sacchi salvo afirmar con rotundidad en la prensa de Italia que Robinho ya era merengue, para, a renglón seguido, tener que ser desmentido a través de un comunicado oficial. Glorioso.

¿Qué opina el vicepresidente Emilio Butragueño del artículo firmado el viernes en el diario As por uno de los colaboradores de Real Madrid Televisión, el periodista londinense John Carlin? ¿Y qué piensa el presidente Florentino Pérez sobre lo dicho por su director de fútbol? ¿Se equivocan o no se equivocan los socios dando su opinión?... El objeto de la polémica continúa desenfocado y la tontez se adueña irremediablemente del debate puesto que nadie dudó nunca que, en condiciones físicas y psicológicas plenas, Ronaldo sea uno de los mejores delanteros centro del mundo. Lo único que los aficionados pusieron el otro día en tela de juicio es que su jugador, fallón en los partidos y tardón en los entrenamientos, estuviera realmente centrado en el trabajo que le ha hecho mundialmente famoso y que tantos beneficios le continúa reportando.

Tras el encuentro de Mestalla, el "9" está un gol más cerca de congraciarse con su afición, aunque su auténtica reválida la supondrá el partido clave contra la Juventus en Turín. Ante el Valencia, Ronaldo marcó uno (a pase extraordinario de Guti, mirando al tendido) y falló otros tres o cuatro, aunque es cierto que se mostró muy "participativo". ¿Habrá que hacerla la ola por ello?... Leo en el diario Marca lo siguiente: "A ver quién le pita ahora". Yo sé de ochenta mil personas que volverán a hacerlo sin titubear si este miércoles la Juve elimina a su equipo. Esto es el Real Madrid, amiguitos.
 
Posdata arbitral: Me niego a creer que el tripartito catalán se encuentre agazapado detrás del fallo garrafal de Fernández Borbalán; suficientes problemas tiene ya Maragall con su famoso tres por ciento como para meterse en eso. El árbitro andaluz se tragó un penalti de Sylvinho sobre Webó que podría haber supuesto el empate a uno en el marcador, y ahora la distancia entre culés y madridistas sería de seis puntos y no de ocho. Pero el Barcelona será justo campeón de Liga por la inspiración de Eto'o, Ronaldinho, Deco y Xavi, y no por ninguna mano negra de la Generalidad. Eso seguro.
 
A continuación