El negocio del deporte

"Queirozes y Wanderleis"

Juan Manuel Rodríguez
Al parecer llama mucho la atención el hecho de que por el banquillo del Real Madrid hayan pasado seis entrenadores en los últimos dos años y medio, justo desde aquel infausto 22 de junio de 2003, día en el que decidieron no renovarle el contrato a don Vicente del Bosque. "¡Ni siquiera ha llegado al año!", dicen algunos colegas de la prensa deportiva dando a entender con ello que con esa falta de tranquilidad y sosiego no existe en el mundo una plantilla, ni galáctica ni extraterrestre, capaz de sacar eso adelante.
 
No, no, qué va, el asunto no va por ahí. La historia es precisamente al revés. Un entrenador que no tenía ninguna experiencia en Europa y que se va como vino, sin saber absolutamente nada del club que le fichó, ha estado a punto de aguantar un año completo en uno de los banquillos deportivos más importantes del mundo. A mi, sinceramente, me parece un récord mundial, qué quieren que les diga. Con un D.N.I. deportivo tan pobre, todo lo que hubiera sido superar un mes me habría parecido un escándalo. ¡Y ha estado casi un año! ¡Y jugando rematadamente mal al fútbol!... Decididamente Florentino Pérez es el hombre de los nervios de acero.
 
Mariano García Remón estuvo entrenando al Real Madrid durante tres meses y diez días. Qué locura, ¡tres meses!... Y a Carlos Queiroz le soportaron durante otros diez meses, trescientos días, ¡qué barbaridad!... El verdadero escándalo no consistió en echarles sino en traerles. ¿Y quién trajo a Luxemburgo?... Fue Arrigo Sacchi. ¿Se irá de rositas el italiano?... Se confirma que la política de "Zidanes y Pavones" no ha dado los frutos que de ella se esperaba, pero la otra política, la política de "Queirozes y Wanderleis", ha sido un rotundo y absoluto fracaso. Si lo que viene sucediendo desde junio de 2003 sirve para que alguien, quien sea, se dé cuenta de que por ahí no se va a ningún sitio, perfecto. Pero ya advierto que, tras escuchar algunos de los nombres que suenan para aterrizar en mayo de 2006 sin más daños colaterales, un escalofrío me ha recorrido de arriba abajo la espina dorsal. ¿Benito Floro? ¿Radomir Antic? ¿Luis Fernández?... ¿Y por qué no Chicken Little?... Ojalá aguante el barato Caro.
A continuación