El negocio del deporte

Puntos de vista

Juan Manuel Rodríguez
Resulta llamativo esto de los puntos de vista en el fútbol. Tras el polémico Sevilla-Barcelona, Frank Rijkaard reconoció haber visto mano dentro del área de su equipo, (minuto 38) pero no supo adivinar exactamente de quién era. Casualmente la mano -clarísima, una de esas "jugadas de libro" que Joaquín Caparrós compararía más tarde con un mate de Fernando Romay- era de Belleti. Lo que no pudo percibir bien desde el banquillo el entrenador holandés sí lo vieron nítidamente los cuarenta y cinco mil aficionados que llenaron el estadio Sánchez Pizjuán. Curiosamente el protagonista de la jugada aportó su particular e intransferible visión de lo sucedido: "me empujan y por inercia le doy con la mano". Ya he dicho muchas veces que los futbolistas -que aún hoy continúan protestándole al árbitro después de una jugada que ellos creen injusta a sabiendas de que nunca, jamás y en ninguna circunstancia a lo largo de la historia de la Liga el árbitro ha variado su decisión después de una protesta- niegan siempre lo evidente y son incapaces de reconocer algo que les perjudique a ellos. Nadie ve el empujón a Belletti, pero éste justifica el claro penalti inventándose algo inexistente.

¿Qué vio Turienzo?... Si ahora dijera que Turienzo vio mano pero, como se trataba del todopoderoso Fútbol Club Barcelona, decidió no pitarla, estaría haciendo exactamente lo mismo que los socios del Valencia que interpusieron una demanda contra Teixeira Vitienes por haberles perjudicado en un partido, o lo que han repetido durante tanto tiempo Jaime Ortí, Joan Gaspart, José Luis Núñez, "Superdeporte", "Sport" o "Mundo Deportivo". Está claro que Turienzo no vio nada con la suficiente claridad, y que por eso no se atrevió a pitar penalti. El árbitro tuvo una actuación nubladísima en uno de los partidos más importantes del campeonato puesto que, antes y después de la mano de Belletti, tampoco vio penalti de Deco sobre Antoñito o de Puyol sobre Ramos. Los tres fueron claros, y todos se produjeron con empate a cero en el marcador. ¿Jugamos al "fútbol-ficción"? ¿Qué deberían hacer ahora los socios del Sevilla? ¿Demandar a Turienzo? ¿Se imaginan que saliera Florentino Pérez y afirmara que sólo se puede luchar por el subcampeonato "porque el campeón ya está decidido"? ¿Qué tendrían que hacer los socios del Albacete? ¿Demandar a Puentes Leira por el penalti que pitó a favor del Atlético de Madrid?... Es probable que el Barcelona gane la Liga y lo hará porque está jugando mejor que el resto al fútbol. Sería de locos "retratar" a los catalanes por los errores de Turienzo con el objetivo de justificar la pobre temporada del Real Madrid, perseguidor del Barça. Sería de locos, aunque sea justamente esa la forma de actuar tradicional de la prensa deportiva barcelonista.
A continuación