El negocio del deporte

Primera "espantá" de Sacchi

Juan Manuel Rodríguez
Lo peor que podría sucederle al Real Madrid en la situación en la que se encuentra ahora mismo es perderse en un laberinto de palabras huecas y frases hechas. Es demasiado pronto para saber qué recorrido tendrá (o le dejarán tener) Arrigo Sacchi en el club, pero también es cierto que esperaba algo más de él en su primera comparecencia ante la prensa. Llegó el miércoles a España, pero Florentino Pérez le tentó a principios de diciembre, lo que significa que el italiano -el máximo responsable futbolístico del club más importante del mundo- tendría que haber hecho un esfuerzo mayor para hacernos comprender qué quiere para su nuevo equipo y cuál es su análisis de la situación que se vive actualmente. Sacchi se perdió en tópicos del estilo de "los buenos jugadores no hacen un equipo" o "están dando menos de lo que pueden dar". Uno no tiene ser Aristóteles para saber eso.
 
Espero por el bien del Real Madrid que Sacchi no emplee la táctica del "llámame gorrión y dame alpiste" que ya utilizara Jorge Valdano. Espero por el bien de ese club que si Sacchi elabora un informe en el que se pide la contratación de un delantero centro y un medio centro defensivo no le traigan un portero y un lateral derecho. Y, pensando ya exclusivamente en el beneficio personal y el prestigio profesional del italiano, también espero que si le toman el pelo (no el físico, el otro) se marche del club por dignidad. Sacchi me ha defraudado un poco en su primera intervención ante los medios de comunicación, y también me ha parecido que ha dicho cosas que no siente o cuyo alcance no comprende: ¿así que el nuevo máximo responsable del fútbol del club que tiene nueve Copas de Europa en sus vitrinas mantiene toda su confianza en el entrenador que les tiene clasificados a trece puntos del Fútbol Club Barcelona?... Si no lo sentía habría sido mejor que se callase.
 
No sé qué quiere decir exactamente Sacchi con eso de que es un "hombre del club" porque ni lo es ni lo será nunca. Un hombre del club es Vicente del Bosque o Carlos Alonso Santillana. Hombres del club son Alfredo di Stéfano, Amancio Amaro, Gregorio Benito o Emilio Butragueño. Él es un profesional a quien se ha contratado para que se moje, y en la primera ocasión que ha tenido para hacerlo ha rehuido el agua. Espero que Sacchi no se acomode y le deseo desde aquí la mejor de las suertes en su próximo cometido. Yo, como Del Bosque, también empiezo a perderme un poco en un organigrama con tanto técnico, especialista, asesor, director general y adjunto a la dirección. Dice Valdano que nunca se vio a la afición celebrando un balance en La Cibeles. Tampoco les veo celebrando un organigrama, aunque si es para bien...
A continuación