El negocio del deporte

Preparados para 2012

Juan Manuel Rodríguez
Este miércoles llega por fin a la capital de España el Comité de Evaluación del Comité Olímpico Internacional que, presidido por la marroquí Nawal El Moutawakel, debe ponerle nota a la ciudad de Madrid como posible sede de los Juegos Olímpicos del año 2012. Si el próximo 6 de julio los responsables del COI se decantaran finalmente por cualquiera de las otras cuatro candidatas que hay en liza es muy probable que Madrid, la única gran capital europea que todavía no ha tenido la oportunidad de organizar unos Juegos, tuviera que esperar por lo menos hasta el año 2020 para ser otra vez precandidata. Quiero decir con esto que la ocasión la pintan calva para tratar de convencer a los embajadores del COI de que España se merece volver a albergar unas Olimpiadas tras el éxito que supuso Barcelona'92.
 
Sigo teniendo la impresión de que hemos desperdiciado demasiados cartuchos y que, al final, la desunión (aparante y formal) que han querido trasladar hacia el exterior nuestros rivales (externos y, sobre todo, internos) acabará pasándonos factura, pero también creo que los Juegos de 2012 son realmente un mano a mano entre las candidaturas de París y Madrid. Todo hace indicar que Moscú está definitivamente descatalogada y que sirvió realmente como "relleno" de las quinielas, mientras que de Nueva York casi no se habla, al contrario de lo que pudiéramos haber pensado al principio. A pesar del tímido desmentido efectuado este domingo por Sebastian Coe, responsable de la candidatura de Londres, la suya también es una opción muy tocada tras el scoop de la BBC y casi, casi hundida (o deprimida, término que se ha empleado desde allí para definir más exactamente su estado de ánimo) después de que un miembro de la candidatura inglesa reconociera la imbatibilidad parisina. De lo que ocurra hasta el domingo 6 de febrero dependerá, por lo tanto, en gran medida la decisión que se adopte dentro de cinco meses.
 
Está muy bien la campaña del "Preparados para ti" puesta en marcha por el Ayuntamiento, pero ahora de lo que se trata es de demostrarles que estamos también preparados para ellos. El apoyo de los veinte mil voluntarios que se han ofrecido ya a colaborar activamente en la organización sin que todavía se hubiese puesto en marcha ninguna campaña de captación demuestra bien a las claras la ilusión que despierta entre los ciudadanos madrileños la posibilidad de acoger unos Juegos. Sólo nos queda taparle durante estos cinco días la boca a Carod y rezar para que ningún miembro del COI se caiga en cualquiera de las innumerables zanjas abiertas de par en par en nuestra ciudad.
A continuación