El negocio del deporte

Penaltis tontos y penaltis listos

Juan Manuel Rodríguez
El Reglamento no distingue entre penaltis tontos y penaltis listos. El penalti de Antonio López fue realmente muy tonto, pero fue penalti. La decisión de señalar penalti en la jugada de López sobre Raúl fue respaldada, incluso, por el propio Fernando Torres, y la prensa deportiva barcelonista tampoco la cuestionó, ni habló de "robo" o de "complot catalanofóbico". Esa, creo yo, es la verdadera prueba del algodón de que el penalti fue penalti. El árbitro tampoco tiene por qué dejarse influenciar por el crono. López no lo hizo. El defensa del Atlético de Madrid vio cómo Raúl encaraba sólo a Leo Franco y no se lo pensó dos veces. Dio la casualidad de que la jugada se produjo en el minuto seis de partido, pero igual que el Reglamento no distingue entre penaltis tontos y penaltis listos, tampoco lo hace entre penaltis madrugadores o penaltis perezosos.
 
Zanjada, pues, la cuestión previa de si la jugada era o no era penalti, el siguiente debate sería el siguiente: ¿fue justa la expulsión de Antonio López?... El Reglamento también es tajante al respecto. Puesto que la ocasión que tenía Raúl para marcar gol era evidentemente manifiesta, Vázquez acertó también al expulsar a López. Otra cosa es que yo crea que esa norma habría que revisarla. Pero la duda que enciende realmente a los atléticos es la siguiente: ¿habría pitado lo mismo si se hubiera tratado de otro equipo que no fuera el Real Madrid?... Eso es "fútbol ficción", aunque hay muestras evidentes de que, con anterioridad al sábado, el Madrid fue también castigado por jugadas probablemente más intrascendentes que la de Antonio López. Recuerdo, por ejemplo, una expulsión de Iván Helguera tras una entrada suya en el centro del campo. Y fue precisamente contra el Atlético de Madrid. Aquel partido concluyó con empate a dos.
 
Pero lo que ha transformado realmente esta Liga en una bomba de relojería en la que, como dice Carlos Bianchi, "todo el mundo habla", no es la actuación de tal o cual colegiado en este o aquel partido sino la información publicada en su día (información que no ha sido desmentida por su protagonista) de que, en una reunión arbitral llevada a cabo en el mes de julio en Santander, Victoriano Sánchez Arminio les dijo a sus muchachos que el Real Madrid había sido el único culpable de la sustitución del sistema de designación, añadiendo a continuación lo siguiente: "porque llevan dos años sin ganar nada". Fue el propio jefe de los colegiados  españoles quien transformó el campeonato nacional de Liga en un verdadero infierno para los árbitros. Y él, calentito en el "búnker" de Las Rozas.
 
 
A continuación