El negocio del deporte

Los "ángeles de Sven"

Juan Manuel Rodríguez
El otro día dije en La Palestra del Deporte de la cadena COPE que si esto (en referencia a la elección de nuevo entrenador para el Real Madrid), fuera el Grand National, Fabio Capello encabezaría la carrera con un cuerpo de ventaja sobre Rafa Benítez. Y quizás eso fuera así en la cabeza de Fernando Martín, pero resulta que estos dos "pura sangre", el italiano y el español, se le han desbocado en mitad de la carrera. Capello quiere cumplir su contrato con la Juve, mientras que Benítez no quiere romper el suyo con el Liverpool. El jueves desvelamos en El Tirachinas la reunión que mantuvo el presidente del Madrid con José Antonio Camacho, Vicente del Bosque, Mariano García Remón, Toni Grande y Pedro de Felipe en el domicilio de éste último. Martín volvió a cosechar una sonora negativa, pero en esta ocasión porque las "fuerzas vivas" del madridismo no creen que sea oportuno llegar al club en una situación como la actual, con Florentino Pérez recién dimitido y Martín decidido a no adelantar las elecciones.
 
Con Capello y Benítez retirados, y Camacho y Del Bosque acomplejados por lo que podría suponer su desembarco en un momento de indefinición como el actual, recobran importancia Arsene Wenger y Carlo Ancelotti. El primero, objeto de deseo madridista desde hace mucho tiempo, ha vuelto a darle calabazas al club blanco. Me parece que, aunque sólo fuera por dignidad, el Real Madrid tendría que mandar a hacer puñetas al entrenador francés del Arsenal. En cuanto al italiano, Frank Rijkaard desveló este viernes una conversación suya con el entrenador del Milán según la cual no tenía la menor intención de moverse de Italia. El mismísimo Silvio Berlusconi dijo que sólo le dejaría irse para fichar por el Real Madrid.
 
La situación no es fácil. Si Capello, Benítez, Wenger y Ancelotti están empeñados en cumplir los contratos que tienen con sus respectivos equipos, y Camacho y Del Bosque tampoco quieren desembarcar ahora en el club... ¿qué hacer?... A Martín se le acaba el tiempo. Según los plazos que se marcó él mismo, la semana que viene tendría que conocerse el nombre del nuevo entrenador. Y, por descarte, a mí ya sólo me sale uno: Sven-Goran Eriksson. El sueco abandonará la selección de Inglaterra tras el Mundial de Alemania y acaba de decir que no tiene ni la más remota idea de dónde trabajará la próxima temporada.
 
Sólo hay una cosa que no me cuadra y es que, hace pocos días, Martín reconoció públicamente que el entrenador y el director deportivo se llevaban bien y se conocían desde hace tiempo... ¡Ya lo tengo, cómo no había caído antes!... ¡Eriksson vendría como entrenador y Nancy Dell'Olio, Ulrika Johnsson, Faria Alam y Jayne Connery lo harían como directoras deportivas!... Con el fichaje del "Casanova sueco" matarían dos pájaros de un tiro puesto que, por una vez y sin que sirva de precedente, el entrenador ligaría incluso más que sus propios jugadores. Ese sí que sería un proyecto verdaderamente revolucionario: "Los ángeles de Sven".
A continuación