Las minimotos heredan al korfball

Juan Manuel Rodríguez

¿Con qué prefieren que empecemos hoy? De primero, Joan Laporta ha conseguido que el partido entre el Fútbol Club Barcelona y el Betis que debe jugarse el sábado se retrase de las seis de la tarde a las diez de la noche para que no interfiera en la manifestación de Esquerra Republicana de Cataluña en favor del nuevo Estatuto y, de segundo, Juan José Ibarretxe reclama selecciones vascas para el "pichón a jaula", el "hockey subacuático", las "minimotos" o la "caza fotográfica en apnea". Nunca te acostarás sin saber una cosa más. Llevo dieciocho años dedicándome al periodismo deportivo y les prometo que desconocía que existieran tantos deportes. Y nuestro amigo Jaime Lissavetzky, ¿qué?... ¿Otra vez campeón de Europa?

Juan Luis Aguado, vicepresidente del Betis, confesaba el otro día en Cope Sevilla que, más pronto o más tarde, llegarían las presiones políticas. Y llegaron, vaya que si llegaron. El caso es que Audiovisual Sports afirma que fue Laporta quien pidió el cambio y Laporta asegura que el horario depende de las televisiones. Tengo la convicción de que cuando Aguado se refería a "presiones" políticas no estaba pensando en Maragall o Carod Rovira sino en el propio Joan Laporta. No creo que al presidente azulgrana le haya costado demasiado esfuerzo presionar para conseguir otro de esos "packs político-futbolísticos" a los que nos tiene acostumbrados. Así queda tiempo para todo: a las cinco se apoya el derecho de Cataluña a decidir si se define como nación y, cinco horas más tarde, ¡hala, al fútbol a animar al Barça! A todo esto, y sin negar el esencial trasfondo político de todo este asunto, el Barcelona empezará a jugar conociendo el resultado del Real Madrid-Alavés. Ya sabe Florentino Pérez lo que tiene que hacer. ¡Que alguien convoque una manifestación en Madrid!

Por otro lado, ¿ven como lo del korfball era una burda cortina de humo, un engañabobos de la peor especie? Ahora resulta que el Gobierno Vasco reclama selecciones para 49 deportes y 243 modalidades deportivas. Además de las anteriormente citadas, los chicos de Ibarretxe han pensado también en una selección de "bolo leonés". Florentino podría matar dos pájaros de un tiro si, la próxima vez que quiera retrasar la hora de un partido en el estadio Santiago Bernabéu, se encargara de que le organizaran en La Castellana una manifestación a favor de las selecciones madrileñas de billar romano, lucha leonesa o lanzamiento de barra castellana.
A continuación