El negocio del deporte

La "lista de la compra" de Capello

Juan Manuel Rodríguez
En el diario Marca, Roberto Gómez afirma que Fabio Capello sólo volvería al Real Madrid bajo las siguientes premisas: Florentino no debería opinar más de fútbol; Butragueño, Sacchi y Ramón Martínez tendrían que irse a la calle; la "limpia" del vestuario empezaría por Pablo García, Diogo y Gravessen, y luego les seguirían, para abrir boca, Zidane, Roberto Carlos y Beckham. El italiano tendría como ayudantes a Hierro, Redondo y Michel. A todo eso habría que añadir las dobles sesiones de entrenamiento, el rigor táctico, la seriedad, las victorias y, por supuesto, habría que sudar la camiseta. Por cierto, Eto’o, Xabi Alonso, Makelele y Gerrard serían los primeros fichajes que pediría el italiano.
 
Y, sin embargo, reduciéndolo todo al absurdo, la cuestión resulta para mí mucho más sencilla y, como diría Jesulín de Ubrique, podríamos resumirla en dos palabras: Capello vendrá por el “ja” (interjección que indica risa, burla o incredulidad) “món”. "Ja” y “món”, unidas, forman la palabra “jamón”, que es la “pierna trasera del cerdo, curada o cocida entera”. A Capello, como tonto que es, el que le gusta de verdad es el jamón de pata negra, o sea el "de cerdo ibérico, de pezuña negra”... Habrá quien diga que Capello también estaría feliz de volver a Madrid por el "Txis" o “Chis” (voz onomatopéyica que sirve para llamar a alguien), “tu” (apócope del adjetivo posesivo “tuyo”): es decir, por el “Txistu”, pero yo hasta ahí no llego, no señor.
 
Si a Capello hubiera que darle todas esas cosas que enumera, una detrás de otra, Roberto Gómez en el diario Marca, supongo que, en igualdad de condiciones, Florentino Pérez estaría en disposición de exigirle, por lo menos, la Liga y la Champions League. Eso como poco. Porque, en esa teórica "lista de la compra", sólo faltaría que el "centurión" italiano le exigiera además a Florentino la incorporación a la directiva de los Sanz, (Lorenzo padre, Lorenzo hijo y Paco) y el cambio de nombre para el estadio Santiago Bernabéu con objeto de sustituirlo por el de uno de sus hijos. Capello está loco por la música. “Crazy for the music”, que diría un ingles. Con Capello ya han hablado. Y, como adelantó la Cadena Cope, ya han llegado a un acuerdo. El aterrizaje del italiano sólo podría impedirlo que, de repente, el Real Madrid empezara a carburar y ganara algún título. O sea, Capello vendrá. Y ya verán cómo no es necesario cambiar el nombre del estadio.
A continuación