El negocio del deporte

La leyenda urbana del Florentino entrenador

Juan Manuel Rodríguez
Hay quien, me imagino que desde la "florenfobia", interpreta la ausencia de Ronaldo en el derbi del otro día contra el Atlético de Madrid como el primero de los gestos de liberación que se sucederán, uno tras otro, después de la dimisión del anterior presidente madridista. El argumento sería, poco más o menos, éste que sigue: "Ronaldo era titular hasta ahora porque Florentino Pérez se lo ordenaba así a Juan Ramón López Caro". No es nuevo, por cierto, el argumento. Ni nuevo ni, por lo menos hasta la fecha de hoy, demostrable puesto que Florentino ha negado por activa y por pasiva, del derecho y del revés, cualquier intromisión en el vestuario. Ahora bien, el otro día el ex presidente confesó que, de tanto repetirlo, de tanto insistir en ello, quizás acabara siendo cierto que su simple presencia intimidaba a los entrenadores que han ido pasando por el banquillo.
 
No tenemos más que esperar al partido del miércoles en Highbury para saber si la teoría es buena o se viene abajo como un castillo de naipes. ¿Qué diremos si Ronaldo juega contra el Arsenal? ¿Diremos que el nuevo esclavista es Fernando Martín? ¿O que Martín es un títere en manos de Pérez que es quien sigue mandando realmente en el club? ¿O diremos que, con objeto de que López Caro no se sienta encadenado, Florentino debe nacionalizarse australiano y cambiarse la cara?... Sigo esperando con expectación el día que alguien publique, por fin, las pruebas de que Florentino hacía las alineaciones.
 
Yo creo que López Caro no alineó a Ronaldo porque quiso protegerle de sus propios aficionados, así de claro. El caso es que el equipo no le echó de menos y Cassano, relegado a la suplencia desde que llegó a Madrid, se convirtió en el auténtico revulsivo merengue. Si fuera cierto que Ronaldo no jugó para regatear al "tendido del siete" madridista lo único que habría que saber ahora es durante cuánto tiempo podrá "esconder" el entrenador al delantero brasileño. Naturalmente ésta, como la otra, es sólo una teoría. Pero una teoría con fundamento. Preguntado sobre por qué Ronaldo no había jugado el derbi, Caro dijo que no hablaba sobre asuntos privados. Pero el periodista sólo le estaba pidiendo al entrenador que explicara, desde un punto de vista estrictamente táctico, por qué se le ocurrió prescindir ante el Atlético de Madrid del teórico "mejor delantero centro del mundo". Seguro que lo habría estudiado en profundidad, pero no quiso, o no pudo, explicarlo.
A continuación