El negocio del deporte

Importemos cuanto antes la "solución Van Gundy"

Juan Manuel Rodríguez
Pensábamos que sólo los árbitros de fútbol estaban en el "punto de mira", pero tampoco se escapan los de la Liga ACB. Me parece bien que Fernando García Zumeta, uno de los tres componentes de la comisión de arbitraje de la Liga de baloncesto, diga que se marcha por "los intentos de transgredir y violar de forma sistemática y habitual el artículo 25 del Reglamento de Competiciones por parte de personas incompetentes y jaleadas por respetuosos palafreneros, con el ánimo de imponer, modificar o vetar determinadas designaciones arbitrales", pero lo que no me parece tan bien es que, a renglón seguido, no haga inmediatamente públicos los nombres, apellidos y razón social de los incompetentes y también de quienes les jalean.
 
Estoy convencido de que Santiago Fernández y el citado Fernando García tienen razones de peso para haber pegado un portazo semejante en medio de los "play-offs" finales por el título. Seguro que han recibido presiones inaceptables, y que dichas presiones les han puesto en una encrucijada imposible de resolver. Pero, tras lo que anunció el lunes Zumeta por escrito, nadie que no esté en el limbo puede creerse que el director de arbitraje haya tomado las de Villadiego por "motivos personales". Dichos "motivos personales" tienen nombres y apellidos... ¿quiénes son?... Aquí dimiten dos de los tres miembros de la comisión de arbitraje y no pasa nada.
 
Cautericemos. A Zumeta sólo le falta dar un pasito más para que todo salte por los aires, pero... ¿tiene pruebas de lo que nos ha anunciado por escrito?... Ese es el "quid" de la cuestión. Si me pongo a ello, yo mismo puedo pensar en un par o diez de "incompetentes" y "palafreneros", pero quien tiene que decírnoslos en voz alta es Zumeta porque, como escribe Javier Marías, "una cosa no existe mientras no se dice". Lo que está claro es que, independientemente de quien venza en la gran final, ésta quedará bajo sospecha debido a las gravísimas acusaciones de los jefes de los árbitros. La NBA, que sí es una Liga seria, lo tiene meridianamente claro. A Jeff Van Gundy, entrenador de los Rockets de Houston, le metieron un "paquete" de 100.000 dólares por insistir en que los árbitros iban a estar más pendientes de Yao Ming tras las presiones de Mark Cuban, propietario de los Mavericks. ¿A qué esperan aquí para importar la "solución Van Gundy"?...
A continuación