El negocio del deporte

Gasol Superstar

Juan Manuel Rodríguez

Albergo pocas dudas al respecto del hecho de que cuando, allá por el mes de diciembre, nos dispongamos a resumir en la Cadena Cope las noticias deportivas más importantes de este 2006, la elección de Pau Gasol como uno de los componentes del "All Star" de la NBA será una de las dos o tres más importantes del año. No tendría que resultarnos sorprendente que, después de una descarga emocional como la que acaba de recibir, Gasol se encontrara en primera instancia flotando sobre una nube. Tras bajarse de ella, Pau, el chaval de Sant Boi que lleva cinco años pegándose literalmente con el gimnasio para ganar kilos de fibra y músculo con el único objeto de impedir que diplodocus del tipo de Shaquille O'Neal, Yao Ming o Ben Wallace le aparten de la zona con un manotazo, ha querido dejar bien claro que a las dos de la madrugada (hora española) del próximo 20 de febrero, el baloncesto español estará bien representado en el Toyota Center de Houston.

Sin duda, la quincuagésimo quinta edición del Partido de las Estrellas tendrá para nosotros un sabor especial. En tan sólo cinco años, Pau Gasol ha sido capaz de conquistar el corazón de los aficionados estadounidenses. Y no sólo eso. Pau ha entrado por la puerta grande tras recibir 662.916 votos populares y obtener después el refrendo de los entrenadores. Gasol, el primer jugador de la franquicia de Memphis que jugará el All Star Game, ha sido también el europeo que más votos ha recibido, imponiéndose al alemán Nowitzki, considerado unánimemente por todos como el jugador más valioso del viejo continente.

Sinceramente me gustaría saber quién asesora a Pau Gasol para contratarle. Está claro que su carrera profesional ha estado dirigida por alguien que conoce a las mil maravillas el mercado deportivo profesional de los Estados Unidos. Dejándose la barba, Gasol ha obtenido una imagen propia e identificativa, una imagen que le diferencia de todos los demás. Que les pregunten, si no, a Kareem Abdul-Jabbar, Julius Erving o Dennis Rodman sobre la importancia que tiene el marketing en su profesión. Sólo puedo decir que yo estaré pegado a la pantalla del televisor este próximo "L-20", apoyando a Gasol Superstar, un español universal con una barba bien puesta. ¡Olé!
A continuación