El negocio del deporte

Florentino ya tiene su Puyol

Juan Manuel Rodríguez

Pese a que José María del Nido no pensaba negociar por Sergio Ramos salvo que "el club al que le interesen sus servicios deposite su cláusula más IVA, en efectivo y en metálico en la Liga Nacional de Fútbol Profesional. En cash, (por cierto que Del Nido pronunció catch, como el pressing) nada de aplazados", y aunque Florentino Pérez le había asegurado por su parte al abogado andaluz que "no ofertaría siquiera" por el defensa central, lo cierto es que el jovencísimo (diecinueve añitos) empleado del Sevilla ("es uno más de los cientos de empleados que tiene el club", Del Nido dixit) pasará a emplearse a partir de ahora en el Real Madrid. ¿Por cuánto cash?, se preguntarán ustedes. ¡Quién sabe! ¿O es que alguien se fiará de las cantidades que hagan públicas el presidente que dijo que jamás negociaría y el presidente que afirmó que nunca ofertaría?

La operación estaba clara desde el preciso instante en que Michael Owen fue traspasado al Newcastle por una cantidad de dinero inimaginable. ¡Marchando otra insignia de oro y brillantes para el goleador inglés! Sergio Ramos comprobó que la ocasión la pintaban calva y, nada más aterrizar en la concentración de la selección española en Las Rozas, se apresuró a guiñarle un ojo a Florentino (eso es lo que más le gusta al presidente del Madrid) y ponerle morado otro a Del Nido. "¡Aún hay tiempo!", fueron las dramáticas declaraciones de Sergio Ramos. Es probable que, tras un S.O.S. tan convincente como aquel, Florentino decidiera poner de nuevo la maquinaria en funcionamiento y, puesto que ya no estaba Jorge Valdano en el club, regalarle en esta ocasión su master de negociación a Emilio Butragueño.

Es indudable que el Real Madrid ficha a un defensa con un porvenir extraordinario, un Puyol de diecinueve años que puede jugar como lateral y también como central. Es, por cierto, el primer fichaje español que realiza Florentino Pérez desde que accedió a la presidencia del club, y alguien -probablemente el propio presidente- habrá pensado que resulta una buena idea pagar veinticinco millones de euros por él. El tiempo nos lo dirá. También es posible que, después de ver la cantidad de "agujeros negros" que el equipo mostró en Cádiz, Florentino decidiera tirar la casa por la ventana por un futbolista que se encontraba en su agenda desde hacía bastante tiempo. Luxemburgo no podrá tener queja. Del Nido tampoco, puesto que ya tiene su cash. Ni Sergio Ramos, cualificadísimo ex empleado sevillista. Todos felices salvo, quizás, la propia afición sevillista que en poco tiempo ha visto cómo el club ha vendido a Reyes, Baptista y Ramos. No está nada mal para alguien que sólo admite cash, ¿no les parece?

A continuación