El negocio del deporte

Flaqueza de un "Raulista"

Juan Manuel Rodríguez
El miércoles pasado soñé que me encontraba en la consulta del psiquiatra, (argentino, por supuesto, porque de lo contrario ni sería psiquiatra ni sería nada de nada) recostado en el diván todo lo corto que soy, reflexionando en voz lo más alta posible: "¿Qué me pasa doctor, qué me sucede?... Mis amigos me dicen que ya no soy el mismo de antes, que he cambiado. Y la gente empieza a murmurar, doctor, la gente empieza a cuchichear a mis espaldas, sonriendo cuando paso, susurrando, señalándome tímidamente con el dedo... Yo mismo me he dado cuenta de que, en un par de ocasiones muy concretas, he terminado defendiendo la gestión de Florentino Pérez, e incluso he empezado a flaquear con el gran Raúl González Blanco, y ése es un lujo que no me puedo permitir... Dígame la verdad, no se ande usted con zarandajas, míreme fijamente a los ojos y sea usted todo lo sincero que pueda conmigo... ¿Es esto grave, doctor?... ¿Me voy a morir?"...

Entonces oía claramente la voz del psiquiatra: "¡Pero por el amor de Dios!... ¡Cómo se le ocurre defender a Raúl con todo lo que hemos pasado!"... Lo peor estaba aún por llegar porque, tras levantar la vista, comprobaba que el psiquiatra argentino no era otro que... ¡mi buen amigo Dieter Brandau, reconocido "raulista", probablemente el último bastión del "raulismo" a quien aún podía asirme!... En ese preciso instante me desperté. La almohada estaba encharcada en sudor y, como no podía conciliar el sueño, puse la televisión... ¡No podía ser, me negaba a creer lo que estaba viendo!... En Televisión Española repetían el trágico partido de la Eurocopa-2000 entre las selecciones de España y Francia, y precisamente en ese momento Raúl se disponía a lanzar el famoso penalti sobre la portería de Barthez... ¡Fuera, lo lanzaba fuera!... Rápidamente cambié de canal. Puse Antena 3, pero lo mismo: Raúl a punto de golpear el balón... Telecinco, lo mismo... Canal Plus, idéntica jugada... Telemadrid, TV3, Televisión Autonómica de Galicia, el Canal de Cocina de Digital Plus... ¡En todas aparecía Raúl fallando aquel horroroso penalti en la que la pegó "picuda" y que, al fin y a la postre, terminó clasificando a Francia para las semifinales!...

No puedo permitirme esta "flaqueza raulista", no puedo consentirme a mí mismo esta debilidad. No puedo ponerme a negociar, eso no, eso de ningún modo, eso nunca. Uno empieza dudando de Raúl y acaba por cuestionarse verdades deportivas tan absolutas como que Muhammad Ali haya sido el mejor deportista de toda la historia o que el sueco Bjorn Borg fuera mejor tenista que el estadounidense John Mc Enroe. Sé bien que estos que corren son malos tiempos para la lírica, pero qué le vamos a hacer, apechugaremos con ello. Me refugiaré hasta que escampe. O por lo menos hasta que el psiquiatra deje de tener en mis pesadillas la cara de Dieter Brandau.
 
A continuación