El negocio del deporte

Encerrona en Stamford Bridge

Juan Manuel Rodríguez
1.- El multimillonario Roman Abramovich mantendrá a José Mourinho mientras éste consiga resultados para su empresa. El portugués se ha convertido en el entrenador mediático por excelencia, un auténtico imán para la prensa, y todo marchará bien si el Chelsea elimina al Barcelona de la Champions. Hasta ahora siempre se ha visto al portugués surfeando en la ola del éxito, pero ¿qué ocurriría si quedara fuera de Europa antes de tiempo?... En el fútbol todos son simpáticos mientras no se demuestre lo contrario, y lo contrario en el fútbol suele ser que no se consigan resultados.
 
2.- Mourinho confirma que Robben no jugará contra el Barça... ¿Quiere eso decir que lo hará finalmente? Rompiendo una simpática tradición, el portugués se niega a facilitar las alineaciones titulares de su propio equipo y del rival, no vaya a ser que acierte Rijkaard. Se ha montado un lío impresionante en la UEFA a propósito de la designación del italiano Collina como árbitro del partido. Mourinho, como siempre muy fino, ha dicho que, si él pudiera elegir a uno, se quedaría decididamente con Anders Frisk, el que pitó en el Nou Camp.
 
3.- Temor en el Barça con una posible encerrona en Stamford Bridge. Desde luego, Mourinho la lleva diseñando con mimo desde que acabó el partido de ida. Su ausencia de la rueda de prensa posterior al 2-1 de hace quince días supuso el banderazo de salida para la encerrona del "8-M". Yo creo en Samuel Eto'o por encima de cualquier otro futbolista del Barça, aunque reconozco que la baja del mejicano Márquez puede ocasionarle más de un problema a Fran Rijkaard. Pero el Barcelona no puede pensar en las encerronas ajenas sino en tratar de huir de las propias: será muy malo para ellos si deciden negociar el partido pensando en el resultado de hace quince días.
 
4.- Sería interesante saber (aunque en absoluto deseable para el fútbol español) cómo reaccionaría el barcelonismo en caso de una eliminación prematura. Parece que Joan Laporta está abriendo demasiadas heridas en la ciudad condal, y lo sucedido el otro día en el Palau Blaugrana es una buena muestra de esto que digo... ¿Cómo reaccionaría la afición? ¿Con qué apoyo solidario contaría Rijkaard?... Ojalá no tengamos que pasar por esa "prueba del algodón" y el Barça llegue a la final de la Copa de Europa.
A continuación