El negocio del deporte

El ruido de sables que no cesa

Juan Manuel Rodríguez

La última vez que Florentino Pérez, ya dimitido, estuvo en El Tirachinas de la cadena COPE, le pregunté por el ruido de sables que podría generarse tras su decisión de situar en el sillón presidencial a Fernando Martín. El, lógicamente, tiró de manual y negó la mayor. Florentino generó cierta confusión al manifestar que "para ser presidente del Real Madrid hay que querer". ¿Le había ofrecido la presidencia a Fernando Fernández Tapias y no la había querido? ¿Luego a Juan Abelló y tampoco? ¿Después a Luis de Rivero y menos todavía?... La verdad es que aquella frase de "para ser presidente del Real Madrid hay que querer" no dejaba en demasiado buen lugar a Fernando Martín. Si Florentino, eliminado de la terna Emilio Butragueño, fue ofreciéndoles, uno por uno, la presidencia del club a sus tres vicepresidentes, Martín sólo fue el "postre" de aquella grande bouffe directiva.

Yo creo que, en ausencia de los números dos, tres y cuatro, Florentino puso en la presidencia a quien él pensó que podría llevar a cabo lo que ya no se sentía con ánimos para hacer él mismo, la limpia del vestuario. Y fue eso lo que, con cierta lógica por su parte, molestó fundamentalmente a Fernando Fernández Tapias. Aunque Florentino negara en El Tirachinas el ruido de sables, éste se produjo al poco rato de que apareciera en Real Madrid Televisión un faldón con la doble noticia: el adiós de Florentino y el nombramiento de Martín. A la media hora una persona me dijo lo siguiente: "Tapias no lo va a aceptar". Y, efectivamente, Tapias se referiría luego a Martín como "el muchacho". Un muchacho que, por cierto, tiene casi sesenta años y es uno de los mayores propietarios de suelo de España.

Consciente del revuelo en su junta, Martín, inteligentemente, buscó la ratificación de sus dieciocho directivos, desde el ya citado Fernando Fernández Tapias hasta Gumersindo Santamaría. Y, a lo que se ve, todos ratificaron a Martín. Pero, ¿para qué le ratificaron? El ruido de sables continúa. Ayer mismo, en Móstoles, volvieron a preguntarle al presidente del Real Madrid si se convocarían elecciones. Y él lo volvió a negar. Aún así no cesa el runrún. Y, una de dos, o la junta ratificó a Martín para que éste adelantara las elecciones a junio o le ratificaron para que hiciera lo que le dé la gana y seguir así todos juntitos en la foto. De lo contrario no lo entiendo. ¿Fernández Tapias no quiere que se adelanten las elecciones? ¿Por qué no lo dice públicamente de una vez por todas? Con Juan Abelló a la derecha y Luis de Rivero a la izquierda. De lo contrario esto seguirá siendo un cachondeo. Una cosa sí hay que reconocerle a Martín, y es que a la oposición la tiene al borde de un ataque de nervios. Palacios, Sanz, Baldasano, Sainz y Navarro no saben si darle cuerda al carromato o aparcarlo en el garaje. Ahora sí, ahora no...
A continuación