El negocio del deporte

El "¡hala Madrid!" más caro de toda la historia

Juan Manuel Rodríguez
"¡Hala Madrid!"... De esta demagócica forma concluyó su comunicado del otro día Vanderlei Luxemburgo. El vicepresidente Emilio Butragueño asentía ("que sí, que sí, que sí") a la vera de su ex empleado. Pero estaba claro que, a diferencia del "¡hala Madrid!" de los socios y aficionados del Real Madrid, el "¡hala Madrid!" del entrenador brasileño era un "¡hala Madrid!" alquilado, un "¡hala Madrid!" arrendado. Diez días después (¡sólo diez!) de acordar con el club su finiquito, Vanderlei Luxemburgo ha denunciado al club "por una supuesta irregularidad en el pago". ¡O sea que quiere que le paguen hasta el 30 de junio cuando ya ha llegado a un acuerdo con el Santos!... ¿Hala Madrid?... Ja, ja, ja. Y otro ja. El caso es que Luxemburgo entró en El Larguero de acuerdo con el finiquito (por cierto, De la Morena no le preguntó si rezaba o no rezaba) y cuando salió de la SER ya estaba allí esperándole Fernando Pérez Espinosa, el temible Ironside del deporte español. ¿Quién conectó a Luxemburgo con Espinosa? ¿O es que la fama de Espinosa llegó hasta Brasil?
 
Luxemburgo, que "no quiere dar una imagen de conflicto con el Madrid, ya que hay muy buena relación", ha tenido, eso sí, el detallazo de dar su autorización para que López Caro pueda sentarse en el banquillo. ¿De qué dinero estaríamos hablando?... Me cuentan que Luxemburgo estaba cobrando cerca de ochocientos mil euros netos al año, luego estaríamos hablando de cuatro cientos mil. Está claro que, a pesar de lo que leyó (muy mal, todo sea dicho de paso) en el comunicado, Luxemburgo sabe que nunca volverá a entrenar al Real Madrid porque, de lo contrario, no arriesgaría esa posibilidad por una cantidad que doblará cómodamente en el Santos. Esperaremos para ver qué pasa...
 
Posdata leal: El Ayuntamiento valenciano ha dado una lección de lealtad y solidaridad. A raíz de una información surgida en el diario ABC sobre que Valencia presentaría su candidatura para los Juegos Olímpicos del año 2020, Cristóbal Grau, concejal de Deportes, ha afirmado que su ciudad apoyará a la que en estos momentos es "la firme candidata española a organizar unos Juegos Olímpicos". En la misma línea se pronunció la alcaldesa Rita Barberá. Contrasta esta señorial postura con la de Carod Rovira. No hace tanto tiempo que el líder de Esquerra Republicana dirigía un "christmas" envenenado a Madrid 2012.
A continuación