El negocio del deporte

Del show de Ronaldo a la confirmación de Riquelme

Juan Manuel Rodríguez
No hace falta acudir a las ciegas Augures de Sigmar para darse cuenta de que, tras ser cambiado por Luxemburgo, Ronaldo montó en cólera contra su entrenador. Lo digo porque, tras el show del brasileño, el "entorno" del futbolista ha filtrado que no, que estábamos todos equivocados y que si con alguien quería mostrarse enfadado Ronaldo era consigo mismo tras no poderle demostrar a su archienemigo Cúper que se equivocó dejándole marchar del Inter de Milán... ¡Toma ya!... Yo, sin embargo, sigo pensando que la distancia más corta entre dos puntos continúa siendo la tozuda línea recta, y que Ronaldo, harto de que su buen amigo Luxemburgo le sustituya a él como norma, quiso mandarle uno de esos recaditos a los que están tan acostumbrados últimamente los futbolistas profesionales.

"Luxe" le continúa dando vueltas al fútbol del Real Madrid y, al parecer, ha llegado a la conclusión de que lo mejor es reestructurar el rombo, metiendo al "ogro" Gravesen en la cueva que hace años ocupara Benito, situando a Figo como media punta y colocando a Zidane y Beckham a izquierda y derecha. Yo, como los búhos, me fijo mucho, pero no veo absolutamente nada, rien de rien. A este equipo le sigue costando Dios y ayuda vencer a sus rivales, y aunque el Barcelona ha perdido fuelle yo sigo teniéndole como el favorito número uno a obtener la Liga. Este equipo no es de un rombo sino de dos, como aquellas películas para mayores de dieciocho años que ponían en televisión española cuando yo era pequeñito. El partido contra el Mallorca lo sacó a trancas y barrancas, y eso que el equipo balear jugó durante veintisiete minutos con diez jugadores sobre el campo... Por cierto que el pasado fin de semana confirmó, por si hacía falta alguna confirmación, a Juan Román Riquelme como el futbolista explosivo que vendieron que era cuando llegó al Barcelona. La complicada situación del Barcelona empequeñeció al argentino que, ahora en el Villarreal, ha sabido salir de una situación complicada. Y también me parece significativo el gol de Julen Guerrero, el 4-3 ante el Osasuna en un partido espectacular. Julen ya no es el mismo ni tiene el mismo peso en el Athlétic, pero ese gol nos sirve a todos para saber que sigue ahí.
A continuación