El negocio del deporte

Capello: por el interés te quiero Andrés

Juan Manuel Rodríguez
No quiero volver a recordar aquí el fútbol que practicó el Real Madrid mientras Fabio Capello estuvo entrenando al Real Madrid. ¿O sí quiero recordarlo? Definitivamente sí quiero: el Real Madrid jugó el "catenaccio" más triste que uno recuerda por estos lares, con el equipo definitivamente atrás y saliendo a la contra, un "estilo" muy similar al que pusiera en práctica, diez años después, Vanderlei Luxemburgo. El desengaño con Capello fue menor puesto que el italiano al fin y al cabo hacía lo que sabía y además acabó llevándose la Liga, mientras que el brasileño nos quiso hacer creer a todos que jugando así el Madrid no sólo ganaría la Liga, sino que conquistaría además la Champions League y la Copa del Rey, la "triple corona". Pero, incluso ganando el campeonato de la regularidad, Capello fue duramente criticado en amplios sectores del madridismo.
 
La noticia de que Ramón Calderón, aprovechando que la Juventus de Turín está con el agua al cuello, había contactado con Fabio Capello me pilló el otro día con la guardia baja, y su conclusión de que el Madrid estaba interesado en hacerse con sus servicios me pareció temeraria puesto que Calderón tiene tantas posibilidades de ser presidente del Real en julio como yo de ser nombrado ministro de Cultura en sustitución de Carmen Calvo. Ahora bien, la mano que le ha tendido Juan Miguel Villar Mir al entrenador italiano sí me parece alarmante. O mucho cambian las cosas o Villar Mir se va a jugar la presidencia con Juan Palacios. No me convence la idea que tiene éste último de recuperar a la "vieja guardia", pero menos me seduce aún el hecho de que, tras enterarse de que Capello no quiere seguir en una Juve de "Serie B", Villar Mir se haya ido también al mercadillo. Eso, cuando queda menos de un mes para que voten los socios, habla poco (y lo hace bastante mal, por cierto) de su presunto proyecto deportivo.
 
Si es cierto que Villar Mir está interesado en Capello, éste ya cuenta al menos con un sesenta por ciento de posibilidades de venir al Real Madrid. A estas alturas de la película, cuando están a punto de salir los títulos de crédito, no vamos a sorprendernos por estas cuestiones en el mundo del fútbol. Menos aún por el hecho de que alguien que pensaba hace sólo mes y medio que venir al Madrid no era oportuno (para él), haya cambiado radicalmente de opinión para salvar el culete. Si la federación italiana desciende a la Juve, la Vecchia Signora será un equipo de serie B. Y si Villar Mir, que antes quería a Wenger y luego pretendió a Laudrup, apuesta ahora por Capello, será sólo porque el italiano está en oferta. Imagino que eso será decepcionante para los actuales dirigentes juventinos, pero para el Real Madrid es una auténtica frustración. ¿Cómo se dice en italiano "por el interés te quiero Andrés"?
A continuación