El negocio del deporte

Barça-Chelsea: Job contra el gran charlatán

Juan Manuel Rodríguez
Un hipotético triunfo del Barça en la máxima competición continental se pagaría ahora mismo 5 a 1 en William Hill. Apuestas una libra y te pagan cinco, así de fácil. La casa de apuestas británica coloca como favorito al equipo del holandés Frank Rijkaard y detrás suyo aparecen Chelsea (11/2), Juventus (7/1) y Milán (9/1). El Real Madrid tendría poco que hacer en esta "Champions de las apuestas" puesto que por cada libra jugada pagan quince, aunque desconocemos cuánto se pagaba por los merengues antes de que echaran a Luxemburgo a la calle (¿25/1, quizás?). Pero si uno quiere hacerse millonario de verdad lo que tiene que hacer es apostar con los ojos cerrados por el Glasgow Rangers: por cada libra que juegues te pagan ciento una. Sería un fenomenal negocio si al equipo de Alex McLeish se le ocurriera dar la campanada.

En realidad, las apuestas no dicen nada que no conozcamos ya. Barça y Chelsea cotizan al alza porque, cada uno con su propio estilo, practican un fútbol fiable. El Real Madrid es muy irregular, mientras que el Villarreal (21/1), que está jugando fenomenal, es novato en la competición y los novatos levantan siempre ciertas sospechas. Sin embargo el margen de error es muy amplio, esto parece una cita a ciegas. El sorteo se ha celebrado el 16 de diciembre, pero los partidos de ida se jugarán el 21 de febrero. ¿Estará tan bien el Barça entonces? ¿Y tan irregular el Chelsea?

El año pasado, a estas alturas de la competición, la suerte decidió también que se enfrentarán ambos equipos. El Barça ganó 2-1 en el Nou Camp, pero el Chelsea le dio la vuelta a la eliminatoria imponiéndose por 4-2 en Stanford Bridge. El Barça mereció mejor suerte en aquella ocasión pero el factor Mourinho y un error de Collina acabaron con los azulgrana. En el Nou Camp quieren venganza y por ello, nada más conocerse el resultado del sorteo, algunos periodistas han gritado al unísono eso de "¡a por ellos!", actitud definida por el imperturbable Rijkaard como "algo de ruido". El holandés se me antoja el antídoto perfecto para curarnos de Mourinho: Job contra el gran charlatán. Ahora sólo falta que el espectacular fútbol atacante de Ronaldinho y Eto'o sea suficiente para derribar la muralla que levantaron hace algún tiempo, entre ellos y Cech, los imponentes Carvalho y Terry. El Barça tendrá su segunda oportunidad.
A continuación