El negocio del deporte

A por el estatuto del lateral derecho

Juan Manuel Rodríguez
Se produjo el abrazo, sí, entre el barcelonista Puyol y el valencianista Vicente, pero fue el "abrazo del oso". En declaraciones a la emisora "Radio 9", Vicente, uno de los "abrazaores", no dejó lugar a la duda tras afirmar lo siguiente: "Puyol y yo no tenemos una buena relación. Lo primero que ocurre, y no se ve en la tele, es que suelta la pierna y me hace un corte. Personalmente, me duele que me peguen sin balón. Iba a por mi pierna"... ¿Qué abrazo vio Luis Aragonés?... En "El Tirachinas" de la Cadena Cope, el seleccionador dijo que ambos futbolistas se habían dado un abrazo. Sí se lo dieron, sí. Naturalmente que se lo dieron. El abrazo del oso. Un poco más efusivo y, como dicen en Colombia, termina apareciendo un "muñeco".
 
Otro que se quejó amargamente de su situación en el equipo nacional fue el bético Joaquín. La "eterna promesa" del fútbol español opina que él pagó los platos rotos del desastroso partido contra Bélgica. Habitualmente nos tirábamos los trastos a la cabeza cuando ya estábamos concentrados. Así ocurrió, por ejemplo, en La Martona. Ahora empezamos a calentarnos los morros treinta días antes de jugar contra la potentísima Eslovaquia, y ocho meses antes de que empiece el Mundial. Lo de La Martona era un juego de niños al lado de esto, y José Martínez "Pirri" y Juan Manuel Asensi dos pobres parvulitos.
 
Si nadie lo remedia, también el equipo nacional español se convertirá en una "selección de selecciones", con cada uno tirando para su lado. Michel Salgado, por ejemplo, podría acabar reclamando su propio estatuto de lateral derecho, un estatuto que reconociera los "derechos históricos" de los San José, Chendo, Ferrer o Quique Sánchez Flores, futbolistas que jugaron en la misma posición que él y que pasaron injustamente inadvertidos ante el mayor poderío mediático de los delanteros centro... ¡Siempre son los goleadores quienes acaban llevándose todo el mérito!... La situación es delicada. Miras a la derecha y ves a Ángel María Villar. Echas un vistazo a la izquierda y te topas con Jorge Pérez. Por no saber, ni siquiera sabemos todavía si se podrá utilizar en noviembre la Ciudad del Fútbol de las Rozas, alquilada, al parecer, a la empresa Gesport. El 10 de noviembre, dos días antes de la repesca, se jugará allí mismo el España-Dinamarca, pero de fútbol femenino. A eso le llamo yo discriminación positiva a tope.
A continuación