Enero 'negro' en el empleo: seis gráficos que avisan de que España se acerca a niveles de la crisis

José María Rotellar

Los datos publicados de paro y afiliación a la Seguridad Social de enero de 2020 muestran que prosigue la destrucción de empleo, cada vez más intensa, sobre todo en el sector servicios, el más importante de la economía, y el ascenso del paro.

Así, el desempleo ha subido en 90.248 personas en enero. Es más, sube hasta en términos desestacionalizados. De hecho, es el peor dato de paro registrado de un mes de enero desde 2014, en plena crisis.

captura-de-pantalla-2020-02-04-a-las-200

También es el peor dato de paro interanual desde la crisis, en este caso desde el año 2013.

captura-de-pantalla-2020-02-04-a-las-200

Por sectores, el paro en enero sube en la Agricultura, la Industria y en los Servicios:

  • Agricultura: +9.085 parados.
  • Industria: +2.719 parados.
  • Servicios: +90.957 personas. Esta subida, del 4,11% en el sector más importante de la economía española, muestra el importante aumento de paro que se produce en enero.

Además, sube el desempleo masculino en 28.584 personas, sube el desempleo femenino en 61.664 personas y sube el desempleo de los menores de 25 años en 7.534 personas. Por tanto, el número total de parados se sitúa en 3.253.853 personas.

Por otra parte, el Gobierno tampoco puede presumir de la bajada interanual del paro, pues son las regiones donde mejor evoluciona el paro registrado en tasa interanual están gobernadas por el PP: Castilla y León y Galicia son las dos CCAA donde más baja el paro interanual, con 7.423 y 7.045 parados menos, respectivamente.

Un mes más, se reduce el número de contratos indefinidos y lo hace un 1,31% interanual, mientras que cuando se produjo la moción de censura crecía un 19,62%.

captura-de-pantalla-2020-02-04-a-las-200

Dicha caída acumula ya once meses consecutivos en el dato agregado del año, mientras que cuando llegó Sánchez crecía un 16,54% en el acumulado del año.

captura-de-pantalla-2020-02-04-a-las-200

Por tanto, no sólo es el peor dato de paro de un mes de enero desde 2013 y 2014, sino que el empleo que hay es, además, más precario.

Apenas se crea empleo

El número de afiliados a la Seguridad Social cae en enero en 244.044 afiliados respecto al mes anterior. De esa manera, en términos mensuales es el peor dato de afiliación de un mes de enero desde 2013, también en plena crisis.

captura-de-pantalla-2020-02-04-a-las-200

En términos interanuales también es el peor dato desde la crisis, en este caso desde 2014. Así, la cifra total de afiliados es de 19.164.494 personas.

captura-de-pantalla-2020-02-04-a-las-200

También son las regiones del PP los lugares donde más crece la afiliación interanual: en Madrid es donde más crece la afiliación a la Seguridad Social interanual, con 91.031 afiliados más, y Andalucía es la tercera región donde más crecen los afiliados interanuales, con 47.686 afiliados más. Murcia es, junto con Madrid, donde más crecen los afiliados interanuales en términos porcentuales (un 2,86% más).

En cualquier caso, el empleo siempre es un indicador retrasado de la actividad económica, pues la decisión de contratar o despedir se produce cuando se consolida la recuperación o la desaceleración, respectivamente, en una economía, por los costes que contratar y despedir conllevan. Y lo que es preocupante es que la desaceleración ya ha llegado al empleo, de manera que es mucho más intensa en la actividad económica, especialmente preocupante en el sector servicios, el principal de la economía

Son datos -los de enero- que confirman lo avanzado antes por la evolución del empleo de los meses de junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre, así como de la última EPA (la del cuarto trimestre de 2019), que reflejaban claramente también esa desaceleración en el empleo, y que recogían la desaceleración de toda la actividad económica.

Ya son ocho meses consecutivos en los que los datos de paro y afiliación son los peores de sus respectivos meses desde tiempos de la crisis. La subida del salario mínimo y la derogación de la reforma laboral aumentarán el problema. El Gobierno debe dejar de introducir artificios como el salario mínimo, que lo único que hacen es expulsar a muchos trabajadores de su puesto de trabajo, como en el campo, y no debe derogar la reforma laboral, porque si lo hace, además en plena desaceleración, la destrucción de empleo será todavía mucho más intensa.

A continuación