La destrucción de empleo no cesa y diciembre muestra la crudeza del mercado laboral

José María Rotellar

Tras observar la publicación de los datos de paro registrado (PR) y afiliación a la Seguridad Social de diciembre, podemos concluir que son estremecedores, porque muestran el horror al que nos enfrentamos, derivado de la dureza de las restricciones impuestas, que están haciendo, como venimos diciendo desde hace tiempo, que la crisis económica sea ya mucho más grave que la sanitaria, porque la desolación que va a causar va a ser todavía mucho mayor, ya que al drama de la ausencia de alimentos que comienzan a sufrir muchas personas, se unirá un deterioro general de la salud por todo tipo de enfermedad, derivado de ansiedad y desesperación, y peores tratamientos, pues habrá menos dinero para mantener la sanidad.

Todo ello, llevará a que estructuralmente puede reducirse considerablemente la esperanza de vida por el aumento de fallecimientos por todo tipo de enfermedades. Nos enfrentamos a esa realidad, por mucho que no se cuente. La crudeza de los datos del mercado laboral del mes de diciembre es la siguiente:

Paro Registrado y contratos

El paro sube en 36.825 personas en términos mensuales, el peor dato mensual de un mes de diciembre desde 2009.

 

El paro sube en términos interanuales en 724.532 personas, el peor dato interanual de un mes de diciembre desde 2009.

De esa manera, el número de parados se sitúa en 3.888.137 personas. Son, además, diez meses consecutivos de fuertes incrementos porcentuales del paro en tasa interanual:

  • Marzo: 9,01%.

  • Abril: 21,10%.

  • Mayo: 25,27%.

  • Junio: 28,09.

  • Julio: 25,29%.

  • Agosto: 24,04%.

  • Septiembre: 22,62%.

  • Octubre: 20,40%.

  • Noviembre 20,42%.

  • Diciembre: 22,90%.

Si no se logra mantener en pie el tejido productivo, la destrucción de empresas provocará que todas las personas afectas por los ERTE engrosen el paro registrado, así como que otras, cuyas empresas han abierto, puedan terminar en el desempleo si sus compañías se ven obligadas cerrar por la pésima gestión gubernamental. De hecho, este mes ha vuelto a aumentar el número de personas afectadas por ERTE.

  • Por sectores:

    • Agricultura: 1.311 parados menos.

    • Industria: 9.885 parados más.

    • Construcción: aumenta en 18.496 personas.

    • Servicios: sube el paro en 8.134 personas, que denota que el mercado laboral se está deteriorando más en el sector principal de nuestra economía.

  • Por sexos:

    • El paro masculino sube en 33.958 personas.

    • El paro femenino sube en 2.867 personas.

  • Por edades:

    • El paro juvenil baja en 2.722 personas, pero sigue siendo muy elevado el nivel del mismo.

    • El paro de los mayores de veinticinco años sube en 39.547 personas.

Bajan los contratos:

  • Un 22,13% interanual en el mes (385.185 contratos menos).

  • Un 29,18% interanual en los doce meses del año (6.569.160 contratos menos).

Los contratos indefinidos caen un 19,60% interanual en el mes. Ya sólo suponen el 8,25% de todos los contratos celebrados en diciembre. El empleo indefinido de calidad y estabilidad se empieza a resentir de manera aguda.

Seguridad Social

La afiliación a la Seguridad Social sube en diciembre en 26.432 personas, pero es el peor dato mensual de un mes de diciembre desde 2012. Además, el último día de mes se perdieron 40.232 afiliados.

Y el dato en términos interanuales se remonta, en negativo, también a los peores momentos de la anterior crisis. De esa manera, los afiliados en tasa interanual caen en 360.105 personas, que es el peor dato interanual de un mes de diciembre desde 2012.

Del mismo modo, el número de empresas con código de cuenta a la Seguridad Social han descendido en 94.324 desde febrero y en 107.593 desde noviembre del año pasado (último dato disponible).

No se contabilizan los ERTE, porque al ser suspensión de empleo siguen dados de alta en la Seguridad Social. Si no se salva al tejido productivo, con mayor liquidez y reabriendo la economía, esos afectados por ERTE verán destruido su empleo. Son ya 782.915 personas las afectadas por un ERTE.

La mala gestión gubernamental, con restricciones constantes, están hundiendo al tejido productivo, especialmente a restaurantes, bares, cafeterías, comercio y turismo, que puede dejar, desgraciadamente, un largo número de personas en el paro antes de que finalice este año. O se reabre de inmediato todo y con prudencia y sin bajar la guardia se sale a trabajar, o, como he dicho antes, el drama social será mayor que el del virus debido al desastre económico al que nos podemos enfrentar. 

A continuación