Academia de matones

José María Albert de Paco

Lo que sigue es el comunicado que difundió la Universidad Autónoma de Barcelona el pasado 22 de abril, a raíz de los enfrentamientos en el campus entre ultraderechistas y ultraizquierdistas. Me llamó la atención que el tono fuera tan enérgico, cuando sucesos de idéntica naturaleza, aunque protagonizados exclusivamente por ultraizquierdistas, habían sido tratados con pasmosa indulgencia. En este caso, de hecho, el rectorado no sólo no menciona al centenar de ultraizquierdistas que coprotagonizaron los incidentes, sino que, además, confunde deliberadamente a los ultraderechistas con Sociedad Civil Catalana.

La UAB rechaza la presencia de un grupo de neonazis este mediodía en el campus, que ha provocado incidentes en la entrada de la Facultad de Economía y Empresa.

En este espacio, la asociación estudiantil Sociedad Civil Catalana-UAB había instalado una carpa para informar de sus actividades. El equipo de gobierno de la UAB, para garantizar la seguridad de las personas y su derecho a la libertad de expresión, había reforzado el servicio de vigilancia y seguridad y lo había puesto en conocimiento de las autoridades responsables de la seguridad pública.

Una vez finalizada la actividad se han producido disturbios que han requerido la presencia de las fuerzas de seguridad para desalojar del campus al grupo neonazi. Un miembro de la seguridad de la UAB y un mozo de escuadra han resultado contusionados.

El equipo de gobierno de la UAB condena sin paliativos los hechos violentos ocurridos y expresa su rechazo absoluto a las ideologías totalitarias en la universidad.

Como saben, los ultraizquierdistas de la UAB, a los que, mucho me temo, ni siquiera suspenderá la vida, han atacado hoy una carpa de Sociedad Civil Catalana que anunciaba la proyección del documental Dissidents. El preu de la discrepància a la Catalunya nacionalista, de Fran Jurado. Pese a lo que pueda parecer, la razzia fascistanti no era una performance publicitaria orquestada por los promotores del documental. Ni eran figurantes los policías que han protegido la integridad física de los cinco o seis miembros de SCC que había en el chiringuito. Una de las consignas más coreadas, y que forma parte del repertorio habitual de la ultraizquierda, ha sido "Els carrers seran sempre nostres", cuya traducción al castellano es, aproximadamente, "La calle es mía". Éste es el calamitoso, agramatical comunicado que ha difundido hoy el rectorado de la UAB.

Ante algunos hechos que han ocurrido en el campus de la UAB en los últimos meses y, particularmente, en los últimos días, en que se ha impedido la libre expresión de ideas, el Equipo de Gobierno quiere manifestar lo siguiente:

El debate de las ideas es una actividad consustancial al contexto universitario. La universidad ha de ser un lugar dónde [sic]se puedan expresar todas las ideas, siempre que sean tolerantes y no discriminadoras. La libertad de expresión ha de permitir a todo el mundo manifestar sus inquietudes y su ideología.

El Equipo de Gobierno propicia que en los espacios de la UAB se puedan expresar y debatir las opiniones e ideologías de todas las personas que forman parte de la comunidad universitaria. Este respeto a las diferentes ideas ha de incluir, necesariamente, el respeto escrupuloso de los espacios de la universidad: como son espacios públicos, cualquier colectivo puede usarlos, y hay que facilitar y garantizar que así sea.

El equipo de Gobierno promoverá a través del diálogo y la participación necesarios el establecimiento de los mecanismos para que la UAB sea un referente de la libertad de expresión de ideas e ideologías, así como de tolerancia, respeto y no discriminación.

Algunos hechos. De la ultraizquierda, nuevamente, no hay noticia, así que estoy expectante por saber con quién entablará el "diálogo" el equipo de Gobierno.

A continuación