Las mentiras de La Vanguardia

Nunca pasa nada

José García Domínguez

– Usted, que es de Barcelona y que vive allí, ¿tiene alguna explicación lógica?

– ¿A qué?

– A que nunca pase nada.

– ¿Estamos hablando de esos veinticinco flamantes diputados que acaba de levantar el PSC?

– Estamos hablando del tres por ciento, del Carmelo, de las multas por rotular en castellano, de la inmersión obligatoria, de las codornices japonesas, de este asunto del agua...

– Sí, creo que tengo esa explicación más o menos lógica que me pide.

– ¿Y cuál es, si puede saberse?

– Bueno, es bastante simple. Se trata de algo llamado espacio catalán de comunicación.

– ¿Cómo dice?

– Digo espacio catalán de comunicación.

– ¿Y en qué consiste tal cosa?

– ¿Ha visto usted la viñeta de Batllori en La Vanguardia de hoy?

-Sí, va de lo del agua. Un monigote con barretina grita muy cabreado: "Nos pasamos meses intentando definir lo que era una inversión en infraestructuras para conseguir sacarle el máximo al Estado... y a la primera de cambio nos toca pagar a nosotros."

– Habrá reparado usted en que eso, simplemente, es mentira.

– Hombre, no creo que sea para tanto. Ya se sabe que los humoristas siempre se toman algunas licencias.

- ¿Y el megatitular a cinco columnas tampoco le parece para tanto?

– ¿Se refiere a ése que reza: "El coste del pacto del Ebro irá a cargo de los fondos del Estatut"?

– A ése.

– ¿Qué tiene de particular?

- Nada, salvo que también es mentira.

– Qué me dice.

– Lo que oye.

– ¿Cómo? ¿Está tratando de sugerir usted que el Estatut no dispone de tropecientos millones de euros guardados en una cuenta secreta de un banco suizo con los que piensa pagar de su bolsillo esa aportación puntual de agua del Ebro?

– Exactamente eso es lo que estoy tratando de sugerirle.

– Pero, en el cuerpo de la noticia, el diario del señor Conde jura y perjura que "la financiación se hará íntegramente a cargo de la disposición adicional tercera del Estatut, que reserva partidas para corregir los déficits históricos de infraestructuras de Cataluña".

– ¿Qué partidas y del presupuesto de quién?

– Yo qué sé. No tengo ni idea.

– ¿Y por qué no tiene ni idea? ¿Acaso La Vanguardia no ha reproducido en sus páginas el contenido íntegro de esa disposición adicional para demostrarle al mundo entero que será Cataluña quien cargue sobre sus hombros con el coste del trasvase?

– Pues, ahora que caigo, no veo que la hayan trascrito en ningún rincón del periódico... ¿Cómo decía que le llaman ustedes a eso suyo?

– Espacio catalán de comunicación.

– De comunicación, dice.

– Sí, de comunicación.

– Vale, creo que ya lo voy pillando.

A continuación