Gürtel

¿La Filesa del PP?

José García Domínguez

Si bien se mira, ese asunto de Correa, El Bigotes y los setenta enanitos a quien deja en la picota no es al PP sino a Carl Gauss, aquel campesino alemán del siglo XVIII que hasta ayer mismo moraba entre los grandes genios matemáticos de la historia de la Humanidad. Y es que si algo refuta la validez científica de la famosa campana que lleva su nombre, es ese súbito afán divulgativo del juez instructor. El repentino furor que le ha empujado a hacer coincidir el levantamiento del secreto sumarial del suplicio Gürtel con el supremo tormento parlamentario de Zapatero, a saber, la presentación en las Cortes del Frankenstein –Sevilla dixit– presupuestario. Ni un minuto antes, ni un segundo después. A la vez. Inopinada, insólita, inaudita casualidad a la que, de atenernos al algoritmo ingeniado por Gauss, vendría a corresponder una probabilidad más o menos igual a cero.

La misma probabilidad, por cierto, de que Rajoy se haya mirado en algún espejo de Génova 13 antes de exigir la urgente decapitación preventiva de Ricardo Costa. Al cabo, si tal como pregona el voceras oficial del partido, González Pons, ese informe de la Policía constituye "un montaje", lo obligado sería organizarle un homenaje a Costa en el polideportivo de Dos Hermanas. Por el contrario, si cuanto insinúa la Brigada de Blanqueo resultase verosímil, de sobras conoce el gallego cómo proceder: llamándolo a su vera en Madrid para que compartiera despacho, nómina, secretarias, fama y honores con el alquimista Bárcenas y el asesor áulico Sepúlveda. Qué menos.

Raro, extraño asunto, por lo demás. "La Filesa del PP", proclaman, indocumentados, ilustres plumillas. ¿Sabrán remotamente de qué están hablando? ¿Una nueva Filesa? ¿Desde cuándo la única Filesa que en el mundo ha sido exigía que el PSOE le entregase el dinero a ella, y no al revés? ¿Acaso alguien recuerda a los socialistas ingresando un solo céntimo en las cuentas bancarias del chiringuito delincuencial de Josep Maria Sala? Desconcertante asunto. De creer a Rubalcaba, los tontos del PP valenciano organizaron una trama para financiar a... El Bigotes, que encima llevaba una parte de la contabilidad en B. Como todo hijo de vecino, vaya. Raro, más que raro. Y Rajoy disparando contra el pianista.
A continuación