El informe del PSOE

Goya, Hayek, Marugán y López

José García Domínguez
Si usted pregunta a cualquier académico de talla mundial por los principales pensadores económicos que ha producido la Humanidad, invariablemente obtendrá la misma respuesta. Primero, Marugán y López (aquél que salía en una esquina de la foto que ocupaba Cristina Almeida); después nadie; y detrás de nadie, Hayek. Bueno, pues Producciones Rubalcaba, la de los creadores de "Acebes mintió" y "Aznar mató a Prim", ha unido a los primeros para que sean las estrellas de su próxima comedia. "El PP aprendió economía en dos tardes", se titulará la obra.
 
El guión explica de manera muy didáctica que el precio del petróleo depende de Irak, un país que produce menos del dos por ciento de los barriles que se consumen en el planeta. Ése es el argumento de la segunda versión, la definitiva que se ofrecerá al público. Porque la primera era distinta. En aquélla, el malvado lobby tejano había decidido invadir el paraíso de Sadam para robarle las reservas de crudo, que suponen el once por ciento de las mundiales; y su objetivo sería cuadruplicar la producción de los pozos. Pero el libreto chocaba con un escollo insalvable: cómo hacer comprender a los espectadores que el hundimiento de los precios que provocaría el incremento de la oferta era un gran negocio para las petroleras. Tan insalvable resultó que hubo que contratar a toda prisa al ticket Marugán-López para darle una salida lógica a aquel embrollo. Y se la encontraron con un razonamiento demoledor: Dadnos el dos por ciento y moveremos el Mundo.
 
Los fichajes no sólo han aportado esa genialidad. Además, el largo pasado comunista de López ha servido para introducir una innovación rompedora en el marketing mix de la cinta. Porque el apéndice de Almeida tiene muy frescos en la memoria los grandes avances de la Albania de Enver Hoxa. Allí, una votación democrática de los miembros del comité central del partido estableció la inexistencia de Dios; y así se reflejó después en un artículo de la Constitución. López recuerda esas cosas con nostalgia, de ahí que el texto que ha pergeñado al alimón con Marugán vaya a ser remitido al Parlamento. De tal forma que pensadores de la talla de Caldera, Blanco, Pajín, Montilla, Puigcercós, Llamazares y Zetapé van a ratificar solemnemente la tesis del dos por ciento y la del dolo aznarí. De paso, tendrán ocasión de certificar el "inexorable empobrecimiento" que se avecina. Pero esa parte del texto es la menos original. Porque los próceres, que son gente muy leída, se saben de memoria la fórmula del índice de miseria que compusiera Arthur Okun, aquel asesor de Kennedy. Y ninguno de ellos ignora que el indicador alcanzó sus niveles máximos bajo los anteriores gobiernos del PSOE. No, López y Marugán no les van a descubrir a ellos la capacidad del socialismo para lograr que la economía deje de funcionar. Pero con lo otro, lo del dos por ciento, con eso ya se han ganado que les encarguen la Gala de los Goya 2005. Y ojo, que después viene la del Nobel.
A continuación