Enel

Cómo enseñar economía a ZP en dos minutos

José García Domínguez

María Teresa: ¿Has leído la prensa económica de hoy?

José Luis: Maite, ¿cuántas veces tendré que repetirte que no me interesa la prensa económica?

María Teresa: No, si yo tampoco tengo ni...

José Luis: Ya, ya, no me lo jures.

María Teresa: Es que publican una notita de Yukos y he pensado que...

José Luis: ¿Yukos?

María Teresa: Sí, Yukos.

José Luis: ¿Qué es eso? ¿Transatlánticos de bajo coste o algo así?

María Teresa: No, hombre, no. Yukos era la gran empresa petrolera de la mafia rusa. Ya sabes, el conglomerado que controlaba Mijail Jorkovski, aquel gangster del partido.

José Luis: No, no sé. ¿Quién es ese Mijail Jorkovski?

Maria Teresa: Bueno, es uno que se quedó con el monopolio del petróleo tras las privatizaciones y que ahora está en la cárcel por fraude, evasión fiscal y no sé cuántas chorizadas más.

José Luis: ¿Y?

Maria Teresa: Nada, que hace dos días el Gobierno de Putin se deshizo de los activos expropiados a Yukos en pública subasta.

José Luis: Sigo sin entender...

Maria Teresa: Pues que el ganador de la rifa ha resultado ser... Enel.

José Luis: ¿Nuestra Enel?

Maria Teresa: Sí, Enel, nuestro campeón nacional.

José Luis: ¿Tratas de decirme que también vamos a ser los campeones nacionales de Rusia?

Maria Teresa: No

José Luis: ¿No?

María Teresa: No

José Luis: ¿No me acabas de contar que Enel ha pujado más que nadie por Yukos y que se la ha quedado?

María Teresa: Sí, pero ya la ha vuelto a vender.

José Luis: ¿Romano ha revendido un gigante energético europeo al día siguiente de comprarlo?

María Teresa: Eso parece.

José Luis: Pero...

María Teresa: Es muy simple, hacía falta un testaferro y él se ofreció.

José Luis: ¿Un testaferro?

María Teresa: Un testaferro. El verdadero comprador en la sombra era Gazprom, una compañía estatal bajo la órbita de Putin.

José Luis: ¿Y para qué necesitaba Putin los servicios de un testaferro?

María Teresa: Hay demandas contra Yukos en los juzgados de medio mundo. Si no hubiese utilizado a Enel para dar la cara en el chanchullo de la subasta, se habría arriesgado a un calvario de pleitos internacionales.

José Luis: ¿Y los de Enel se prestaron a esa comedia?

María Teresa: Sí, compraron Yukos sólo porque tenían firmado un acuerdo secreto con Gazprom para traspasársela al cabo de veinticuatro horas.

José Luis: O sea, que hicieron el numerito de cara a la galería y ahora desaparecen llevándose la comisión.

Maria Teresa: ¿Comisión? ¿Tú eres capaz de imaginarte a unos genuinos socialistas italianos cobrando comisiones de nadie?

José Luis: No, claro que no. Vaya, seguro que no. O sea, que no me lo imagino. Es decir, no.

Maria Teresa: A veces, tienes cada salida.

José Luis: ¿Y dices que todo eso aparece en la prensa económica de hoy?

María Teresa: Sí, en la misma página.

José Luis: ¿En la misma página que qué?

Maria Teresa: En la misma página que lo de Conthe.

José Luis: Maite, ¿cuántas veces tendré que repetirte que no me interesa la prensa económica?
A continuación