Lo que pasa cuando se claudica ante golpistas